Peterborough

Mi pobre Catalina de Aragón en Peterborough. Inglaterra – 2014-XII-05

Catalina de Aragón y Trastamara de Castilla- Infanta de Aragón y Castilla

Catalina de Aragón y Trastamara de Castilla- Infanta de Aragón y Castilla. Reina consorte de Inglaterra

Allí estaba la pobre, en esas frías tierras en las que siempre está lloviznando, como si no se cansaran nunca de ver caer el agua; y para más INRI escuchando no sé cuantas misas al día en inglés y encima anglicanas… ¡con lo que ella fue! Si la pobre levantara la cabeza, ¡ella, su hija María Tudor y su madre la reina Isabel la Católica! Se morirían del susto, palabrita del Niño Jesú.

-¡Ay Catalina cómo ha cambiado esto desde que nos dejaste en 1536! Bueno, tan sólo te diré que a los cinco años de enterrarte a tu ex se le nubló la razón y dijo “hasta aquí hemos llegado católicos míos”, y lo puso todo patas arribas.

Entrada a la que fuera abadía benedictina. Al fondo la catedral de Peterborough

Entrada a la que fuera abadía benedictina. Al fondo la catedral de Peterborough

Pues si lectores y amigos míos, allí en la Catedral de Peterborough está enterrada la que fuera hija de los Reyes Católicos Isabel y Fernando o Fernando e Isabel, Tanto Monta que Monta Tanto. Esposa de Enrique VIII (1491-1547) rey de Inglaterra y jefe supremo de la iglesia anglicana tras su ruptura con Roma… todo eso por un lío de faldas que no entraré a explicar porque hay series de televisión que lo hacen mejor que yo.

La catedral muestra un gótico

La catedral muestra un magnífico gótico perpendicular

Os contaré parte de mi viaje a Inglaterra hace unos meses. Si Londres es muy cosmopolita y podéis ver gente de todos los continentes, en Peterborough sólo veréis gente autóctona, de esa blanquita de piel que os llamará la atención nada más salir de la estación de tren.

La localidad está al Norte de Londres, a 118 km. No os preocupéis por la afluencia de turistas… podéis estar tranquilos que allí sólo van cuatros frikis como yo… y por lo general españoles, ¿quién va hacer ese viaje para ver la tumba de Catalina? Pues eso, dos o tres personas más en el mejor de los casos.

El casco histórico de la localidad es relativamente pequeño, bien merece un paseo relajado, y comer como debe ser en esos lugares: comida y bebida de la tierra. También os recomiendo el museo local: interactivo, elegante y original en sus exposiciones.

El origen del pueblo fue la construcción de la catedral, no hay duda, su imponente fachada gótico-perpendicular impregna la vida diaria de Peterborough. Si hoy esos monumentos nos deslumbran, no quiero pensar lo que tuvo que ser en la Edad Media. Empezó su remodelación en el s. XII (estilo normando), bajo el auspicio de los católicos benedictinos, y hasta el s. XVI se estuvo reformando, pero ya bajo las directrices de la iglesia anglicana.

Detalle de las bombas arrojadas por los alemanes durante la II Guera Mundial

Detalle de las bombas arrojadas por los alemanes durante la II Guerra Mundial

La arquitectura es impresionante, gigante, sobrecogedora por dentro. Pero el motivo de nuestra visita era buscar la tumba de la que fuera reina de inglaterra, Catalina de Aragón. Y allí estaba en el suelo junto al lado del evangelio, a la altura del altar, bajo el cartel de su cancela: “Katharine queen of England” que decimos los ingleses (sí José Manuel, usurpo personalidades cuando me pongo a escribir), es decir “Catalina, reina de Inglaterra”, un título que se le negó en el momento de su muerte, pero ella muy señora no se apeó del burro y muy digna vivió como la reina que era, aunque castigada al destierro y prisionera en el castillo de Kimbolton por su ex, sin poder ver ni a su hija; aunque como la picaresca es muy española ya se las ingeniaba ella para hacerlo.

Detalle del coro en la nave central

Detalle del coro en la nave central

En el lado de la epístola se encuentra la lápida de otra católica decapitada a los 44 años, María Estuardo, reina de Escocia. ¡Qué vidas aquellas!

DSC_0315

Detalle del cimborrio cuya decoración son los símbolos de la pasión

Altar mayor

Altar mayor

Fue curioso ver como su lápida estaba llena de ofrendas, bien lazos con la bandera de Aragón o España, bien granadas, su símbolo español de armas.

Detalle de su lápida llena de Granadas, su símbolo regio. Recordemos que pasó mucho tiempo con sus padres en Santa Fe y vio rendirse la ciudad de Granada.

Detalle de su lápida llena de flores y granadas, su símbolo regio. Recordemos que pasó mucho tiempo con sus padres en Santa Fe y vivió la rendición de Granada.

Termino con una pequeña reflexión, porque es curioso pensar en la vida de esta gente que nos precedió. Castellana de los pies a la cabeza fue prometida con 3 años por sus padres, que le dijeron: -te vas a casar con Arturo que es muy guapo y lo vas a querer muchos, habla inglés pero no te preocupes- y ella jugando con alguna muñeca asintió con la cabeza. Cuando se hace a la idea se le muere su Arturo -vaya por Dios hija, pues te casas con su hermano Enrique que es muy “buena persona” y punto en boca- y allí se casó en 1509, dejando antrás familia, amigos, costumbres y su país. En 1525 su marido, que le ponía los cuernos con Ana Bolena (entre otras supongo), va y le pide el divorcio (muy moderno él para la época), un tira y afloja que le costaría más de un disgusto a la pobre Catalina hija de los Católicos (digo yo y si no pues me lo invento). El Papa y la influencia de su sobrino el Emperador Carlos V le dijeron a Enrique que tururú y que naranjas de la china a esa peregrina idea. Desterrada y prisionera en el castillo murió de cáncer de corazón allí sola porque su exmarido llevaba otra vida paralela. Sí, querida por sus súbditos ingleses, pero a fin de cuentas sola… ¡lo que se acordaría esa mujer de mi Castilla natal! como extranjera que era en una tierra extraña.

Así que lectores, bien merece una escapada para ver esa joya arquitectónica, reflexionar el devenir de la vida, y ya de paso llevarle una granada a la pobre Catalina de Aragón para que meriende a la hora del té.

Bajo los pendones reales de Castilla

Bajo los pendones reales de Castilla nunca le faltan flores frescas y ofrendas

Anuncios
Categorías: 2015 - Viajes del año, Peterborough | Etiquetas: , , | 3 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: