Reino Unido

Mi pobre Catalina de Aragón en Peterborough. Inglaterra – 2014-XII-05

Catalina de Aragón y Trastamara de Castilla- Infanta de Aragón y Castilla

Catalina de Aragón y Trastamara de Castilla- Infanta de Aragón y Castilla. Reina consorte de Inglaterra

Allí estaba la pobre, en esas frías tierras en las que siempre está lloviznando, como si no se cansaran nunca de ver caer el agua; y para más INRI escuchando no sé cuantas misas al día en inglés y encima anglicanas… ¡con lo que ella fue! Si la pobre levantara la cabeza, ¡ella, su hija María Tudor y su madre la reina Isabel la Católica! Se morirían del susto, palabrita del Niño Jesú.

-¡Ay Catalina cómo ha cambiado esto desde que nos dejaste en 1536! Bueno, tan sólo te diré que a los cinco años de enterrarte a tu ex se le nubló la razón y dijo “hasta aquí hemos llegado católicos míos”, y lo puso todo patas arribas.

Entrada a la que fuera abadía benedictina. Al fondo la catedral de Peterborough

Entrada a la que fuera abadía benedictina. Al fondo la catedral de Peterborough

Pues si lectores y amigos míos, allí en la Catedral de Peterborough está enterrada la que fuera hija de los Reyes Católicos Isabel y Fernando o Fernando e Isabel, Tanto Monta que Monta Tanto. Esposa de Enrique VIII (1491-1547) rey de Inglaterra y jefe supremo de la iglesia anglicana tras su ruptura con Roma… todo eso por un lío de faldas que no entraré a explicar porque hay series de televisión que lo hacen mejor que yo.

La catedral muestra un gótico

La catedral muestra un magnífico gótico perpendicular

Os contaré parte de mi viaje a Inglaterra hace unos meses. Si Londres es muy cosmopolita y podéis ver gente de todos los continentes, en Peterborough sólo veréis gente autóctona, de esa blanquita de piel que os llamará la atención nada más salir de la estación de tren.

La localidad está al Norte de Londres, a 118 km. No os preocupéis por la afluencia de turistas… podéis estar tranquilos que allí sólo van cuatros frikis como yo… y por lo general españoles, ¿quién va hacer ese viaje para ver la tumba de Catalina? Pues eso, dos o tres personas más en el mejor de los casos.

El casco histórico de la localidad es relativamente pequeño, bien merece un paseo relajado, y comer como debe ser en esos lugares: comida y bebida de la tierra. También os recomiendo el museo local: interactivo, elegante y original en sus exposiciones.

El origen del pueblo fue la construcción de la catedral, no hay duda, su imponente fachada gótico-perpendicular impregna la vida diaria de Peterborough. Si hoy esos monumentos nos deslumbran, no quiero pensar lo que tuvo que ser en la Edad Media. Empezó su remodelación en el s. XII (estilo normando), bajo el auspicio de los católicos benedictinos, y hasta el s. XVI se estuvo reformando, pero ya bajo las directrices de la iglesia anglicana.

Detalle de las bombas arrojadas por los alemanes durante la II Guera Mundial

Detalle de las bombas arrojadas por los alemanes durante la II Guerra Mundial

La arquitectura es impresionante, gigante, sobrecogedora por dentro. Pero el motivo de nuestra visita era buscar la tumba de la que fuera reina de inglaterra, Catalina de Aragón. Y allí estaba en el suelo junto al lado del evangelio, a la altura del altar, bajo el cartel de su cancela: “Katharine queen of England” que decimos los ingleses (sí José Manuel, usurpo personalidades cuando me pongo a escribir), es decir “Catalina, reina de Inglaterra”, un título que se le negó en el momento de su muerte, pero ella muy señora no se apeó del burro y muy digna vivió como la reina que era, aunque castigada al destierro y prisionera en el castillo de Kimbolton por su ex, sin poder ver ni a su hija; aunque como la picaresca es muy española ya se las ingeniaba ella para hacerlo.

Detalle del coro en la nave central

Detalle del coro en la nave central

En el lado de la epístola se encuentra la lápida de otra católica decapitada a los 44 años, María Estuardo, reina de Escocia. ¡Qué vidas aquellas!

DSC_0315

Detalle del cimborrio cuya decoración son los símbolos de la pasión

Altar mayor

Altar mayor

Fue curioso ver como su lápida estaba llena de ofrendas, bien lazos con la bandera de Aragón o España, bien granadas, su símbolo español de armas.

Detalle de su lápida llena de Granadas, su símbolo regio. Recordemos que pasó mucho tiempo con sus padres en Santa Fe y vio rendirse la ciudad de Granada.

Detalle de su lápida llena de flores y granadas, su símbolo regio. Recordemos que pasó mucho tiempo con sus padres en Santa Fe y vivió la rendición de Granada.

Termino con una pequeña reflexión, porque es curioso pensar en la vida de esta gente que nos precedió. Castellana de los pies a la cabeza fue prometida con 3 años por sus padres, que le dijeron: -te vas a casar con Arturo que es muy guapo y lo vas a querer muchos, habla inglés pero no te preocupes- y ella jugando con alguna muñeca asintió con la cabeza. Cuando se hace a la idea se le muere su Arturo -vaya por Dios hija, pues te casas con su hermano Enrique que es muy “buena persona” y punto en boca- y allí se casó en 1509, dejando antrás familia, amigos, costumbres y su país. En 1525 su marido, que le ponía los cuernos con Ana Bolena (entre otras supongo), va y le pide el divorcio (muy moderno él para la época), un tira y afloja que le costaría más de un disgusto a la pobre Catalina hija de los Católicos (digo yo y si no pues me lo invento). El Papa y la influencia de su sobrino el Emperador Carlos V le dijeron a Enrique que tururú y que naranjas de la china a esa peregrina idea. Desterrada y prisionera en el castillo murió de cáncer de corazón allí sola porque su exmarido llevaba otra vida paralela. Sí, querida por sus súbditos ingleses, pero a fin de cuentas sola… ¡lo que se acordaría esa mujer de mi Castilla natal! como extranjera que era en una tierra extraña.

Así que lectores, bien merece una escapada para ver esa joya arquitectónica, reflexionar el devenir de la vida, y ya de paso llevarle una granada a la pobre Catalina de Aragón para que meriende a la hora del té.

Bajo los pendones reales de Castilla

Bajo los pendones reales de Castilla nunca le faltan flores frescas y ofrendas

Anuncios
Categorías: 2015 - Viajes del año, Peterborough | Etiquetas: , , | 3 comentarios

Marx y el cementerio de Highgate en Londres – Inglaterra. 2009-VI-23

Seguramente mis alumnos de Historia Contemporánea en 1º de Grado no sabrán ni que existe este blog,  ni tampoco sabrán que esta entrada está dedicada a ellos.

5. Cementerio de Highgate (37)

Cementerio de Highgate

Ayer terminábamos de ver en clase el manido tema del movimiento obrero. Hablábamos de aquel grupo social incipiente en el s.XIX gracias a las nuevas fábricas y procesos industriales; de cómo se organizaron aquellos hombres y empezaron una lucha para mejorar sus condiciones laborales y las nuestras de hoy en día, esas mejoras que hoy por hoy, con la excusa de una crisis, estamos dejando perder… adiós al llamado “estado de bienestar” (para algunos, claro). Aquellos hombres lucharon también por nosotros, muchas veces costándole duras represalias, despidos y hambre para sus familias, e incluso la muerte… como aquellos hombres que el 1 de mayo de 1890 fueron ajusticiados al pedir en una manifestación una jornada laboral digna de 8 horas y así poder conciliar la vida laboral con la familiar (¡qué cosas se les ocurrían!). Trabajaban en condiciones que hoy no dudaríamos en tildar de crueles e intolerables, que sabemos que no se debieron dar: las pésimas y lóbregas condiciones en las que se trabajaba, los abusos con multas de los encargados, las exhaustas jornadas de 12 y 14 horas, el abusivo trabajo infantil, la discriminación laboral/económica a mujeres y niños, la inexistente seguridad social (médico, jubilación, maternidad, bajas o permisos…).

Entre los pensadores e idealistas de aquellos movimientos sociales aparecen las decimonónicas figuras de Ludd, Fourier (que era mi favorito cuando me los tenía que estudiar), Bakunin… y cómo no, Marx. Y todo esto me lleva a hablaros de otro de mis viajes, que para eso abrí este blog.

Marx, muy marxista él, nació en Alemania. Como filósofo destacó con obras sobradamente conocidas por todos: El manifiesto comunista (1848) o El capital (1867) entre otras. Resumiendo mucho su ideario comunista buscaba una sociedad ideal, sin clases, rechazando el capitalismo.

Karl Marx

Karl Marx

No me pregunten ustedes cómo, pero llegado el día 14 de marzo de 1883, tras 15 meses de gripe, Marx murió en Londres. Dos días más tarde, el 16, fue enterrado en el cementerio de Highgate, despedido por tan sólo una decena de amigos y familiares. Dijo Engels, su gran amigo de batallas y escritos políticos: “El 14 de marzo, a las tres menos cuarto de la tarde, dejó de pensar el más grande pensador de nuestros días. Apenas le dejamos dos minutos solo, y cuando volvimos, le encontramos dormido suavemente en su sillón, pero para siempre”. Al año siguiente, en su aniversario, 6.000 manifestantes fueron hasta allí recibidos por unos 500 policías y las puertas del cementerio cerradas.

Sepultura de Karl Marx

Sepultura de Karl Marx

El cementerio de Highgate está al norte de Londres, fui a visitarlo en mi primer viaje a Inglaterra. Toda una aventura llegar a él. Eso sí… merece la pena, es un lugar olvidado en el tiempo. Más allá de un lugar tétrico, lúgubre y sinistro… es un lugar cuidado a la par que relegado al silencio, en donde pasean los curiosos turistas seguramente junto a almas atrapadas en este plano que vagan y esperan su tiempo.

Es retroceder 150 años en la historia.

Cementerio de Highgate

Detenido en el tiempo el cementerio de Highgate

Fui en autobús dirección: Swain’s Ln, N6 6PJ. Sé que salimos de la zona céntrica y cruzamos una o dos zonas más (toma nota querido turista si tu bono sólo es de la Zona 1) dirección Camden creo. Al llegar al psiquiátrico de Highgate (sí, sí… todo muy siniestro y de peli de terror) tuve que cruzar el parque Hampstead Heath “a la aventura” (con sus niños jugando y sus madres paseando) y así llegar, no sé muy bien cómo, a la puerta del cementerio (hay una parte que sólo se ve mediante visita guiada por 3 libras, que prescindí). Es difícil llegar, pero no desesperéis lectores, que se puede.

El cementerio privado fue inaugurado en 1839. Veinte años más tarde era el cementerio de moda (ya sabéis como es el ser humano), y cien más empezó su decadencia hasta que en 1975 estaba abandonado y olvidado por todos…¡Ay ¡qué efímero es todo ¿verdad?. En 1987 se incluyó en catálogos de patrimonio londinense y empezó su salvaguarda.

Cementerio de Highgate

El tiempo ha ganado

De estilo neogótico, al visitarlo se ven las lápidas comidas por la maleza, atrapadas por las hiedras y movidas por las raíces de centenarios árboles. Vamos, que es ideal para recrear La noche de los muertos vivientes.

Cementerio de Highgate

Cementerio de Highgate

Allí, entre otras tantas, está la tumba de Marx. Moderna ella, epicentro de las visitas turísticas y con flores frescas dejadas por visitantes anónimos llegados de todo el mundo. La sencilla lápida fue reemplazada por mediación del Partido Comunista en 1954, se colocó un gran busto hecho por Laurence Bradshaw que corona la sepultura. Se pueden leer varias frases epitáficas, destacando: “Workers of all lanas Unite” (¡Proletarios de todos los países, uniros!), última frase del citado Manifiesto comunista, lo que viene siendo: “la unión hace la fuerza”. Como nota curiosa apuntaremos que 1970, mediante una bomba casera, se intentó destruir… y es que señores, está claro que no llueve a gustos de todos, y la verdad es que Marx algún que otro detractor tiene.

Es un cementerio lleno de misterio, perfecto para abonar leyendas urbanas de zombis y vampiros; además de ser un buen campo de cultivo para el esoterismo y ocultismo.

Cementerio de Highgate

Cementerio de Highgate

Categorías: 2009 - Viajes del año, Londres | Etiquetas: , , | 1 comentario

El Cutty Sark en Londres -Inglaterra. 2012-IV-19

Como bien sabrán mis lectores, cada mañana voy a trabajar en bicicleta… aún no le puesto nombre de manera oficial, a la bicicleta digo, pero dadme tiempo. Me pongo mi casco y mis cascos, y salgo pitando como si de una contrarreloj se tratase, pero no logro bajar mi marca desde hace semanas.

El caso de mi entrada es que en el trayecto voy escuchando el programa Las mañanas Kiss con Cristina Lasvignes, Alfredo Arense y Marta Ferrer… os puedo asegurar que más de un conductor se aparte de mí cuando ve que me voy riendo a carcajadas, vamos que pensarán que soy un ser trastornado.

Últimamente meten una cuña publicitaria del whisky Cutty Sark, sí sí, ese de la botella verde y la etiqueta amarilla con un barco… La publicidad comenta  locales clandestinos, prohibidos y exclusivos; vamos que saben bien cómo captar la atención. Hacen alusión a la Ley seca norteamericana, cuando en los años 20 se prohibió el alcohol mediante la enmienda XVIII de la Constitución. De esta forma aparecieron de manera generalizada el contrabando (lo que viene siendo en España el straperlo), los gángsteres y los lugares clandestinos donde beber y bailar unos charlestones… Era América, no pretendáis queridos lectores que bailaran zarzuelas.

Deberían pagarme por esto...

Deberían pagarme por esto…

Aquellos lugares podían estar detrás de un espejo de una peluquería, que servía de puerta secreta, así la policía veía secadores, sillas y rulos, cuando realmente en la trastienda se estaba organizando una fiesta exclusiva y que sólo se podía asistir con invitación y/o contraseña; acordaos de la escena de la Funeraria Mozarella en Con faldas y a lo loco  de Billy Wilder por ejemplo, que recreaba el Chicago de 1929. Vamos señores, que eso de que te llegue un mensaje al móvil con el lugar de la rave no es invento de ahora.

En aquellas fiestas se bebía en taza de desayuno… para que no se viera el contenido; y en el imaginario popular quedará Al Capone entre otros. Hoy se quiere recuperar ese espíritu de exclusividad con Cutty Sark y sus Secret Club.

El whisky fue creado el 23 de marzo 1923 en la región de Escocia. El dibujo del barco Cutty Sark en la etiqueta de las botellas es obra del sueco Carl Georg August Tallin, que fue un pintor marino; y se puso en las botellas de whisky en 1955.

Y os preguntaréis… ¿para qué tanto rollo? Pues para llegar a mi viaje a Londres en abril del año pasado, porque visité in situ al barco Cutty Sark. Sí señores… ¿qué pensaban? ¿qué no existía? Pues no, ahora cada vez que paso por el Mercadona y veo una botella la señalo y digo: allí estuve yo.

El Cutty Sark en Londres

El Cutty Sark en Londres

Me llevó a ver esta curiosidad  mi amiga Cristina, que ya es casi nativa de aquellas frías tierras.

Es un velero del tipo clipper (eso dice la wikipedia). Construido en Escocia y botado el 23 de noviembre de 1869. Perteneció a la marina mercante y se usó para el comercio de té entre China y Londres (ya sabéis como son estos ingleses con su té de las “cinco o’clock”). Cuando los veleros cayeron en desgracia en pos de la modernidad del vapor se vendió a los portugueses, quienes se lo llevaron a Sudáfrica. Pasado el tiempo se volvió a comprar, se remozó, y ahora es un museo. En 2007 sufrió un aparatoso incendio que aún hoy se está reparando.

Cutty Sark

Cutty Sark

Por si alguien quiero visitarlo está en dique seco, en Geenwich, eso es, donde el meridiano, que también lo visité… pero eso es ya otra historia.

PD: Rosa, no tengo reseña culinaria en esta entrada… como no queráis tarta al whiski…

Categorías: 2012 - Viajes del año, Inglaterra, Londres | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Leeds & York -Inglaterra. 2013-V-04

Te vistes una mañana en tu Alicante natal, desayunas con tus compañeros en el trabajo, almuerzas en el aeropuerto del Alted, comes un bocadillo sobrevolando Francia, meriendas en el aeropuerto de Bradford y cenas en un restaurante de Leeds, éstas dos últimas en el condado de Yorkshire, al Norte de Inglaterra, así como el que no quiere la cosa… pero lo que se hace sin pensar, muchas veces resulta gratamente enriquecedor.

Y claro, no me iba a quedar sin ver la tierra de donde surgieron los Yorkshire Terrier a finales del s.XIX, gracias a la inmigración escocesa producto de la Revolución Industrial, tantas veces estudiada en las clases de Historia.

Voy a destacaros tres cosas de este viaje relámpago, o cuatro mejor, porque añadiré la gastronomía inglesa nunca antes catada en mis anteriores viajes a la isla, pero es que las 48 horas no pudieron dar más de sí, y mirad que lo intenté.

De la ciudad de Leeds, muy bonita ella por cierto, voy a destacar dos cosas… sus galerías comerciales y una “curiosa curiosidad”. Esta ciudad muestra al viajero grandes e imponentes edificios decimonónicos que nos evocan a su gran pasado industrial, pues de aquellas fue el gran centro donde se producía y procesaba la famosa lana inglesa. Hoy es, después de Londres, el mayor centro de negocios, financiero y de servicios legales de Inglaterra, vamos señores, que no es moco de pavo.

Las galerías

Las galerías Victoria Quarter

Tienes unas galerías comerciales que te dejan con la boca abierta: las Victoria Quarter, simplemente espectaculares, que salvando las distancias me recordaron a sus coetáneas Victorio Enmanuelle de Milán, tantas veces cruzadas por mi en aquel cautiverio que sufrí en la ciudad, o por qué no, también evocan al manchego ¡¡Pasaje Lodares!! de Albacete. Galerías lujosas de 1900 diseñadas por Frank Matcham, cuyo suelo ostenta abundante mármol en mosaico y sus techos son luminosos y diáfanos, donde el hierro y el cristal juegan un papel importante como en toda la arquitectura de aquella época post-revolución industrial (recordemos las estaciones de trenes, los mercados centrales o simplemente la Torre Eiffel de París).

1.1. Leeds (20)

Detalle de la cubierta

Sus tindas decimonónica. Ésta de golosinas

Sus tiendas decimonónica. Ésta de golosinas

Pasear por ellas te rememora a un pasado de personajes ricos, elegantemente vestidos y mejor tocados, gastando sus libras en caros perfumes antes de embarcar en el Titanic, pero ojo, ¡¡éstos no irían en camarotes de “tercera clase regional”!!

Lo que yo digo, como el Paseo de Lodares en Albacete

Lo que yo digo, como el Paseo de Lodares en Albacete

La curiosidad que tiene Leeds, que a un servidor le sorprendió gratamente, fue descubrir sobre el río Aire que atraviesa la ciudad, el lugar donde se rodó la segunda película de la historia, titulada Traffic crossing y que apenas duró tres segundos. Fue en 1888, en el Leeds Bridge, antes de que los hermanos Lumière o Edison se acreditaran como inventores del cine, pero así es la historia…”unos cardan la lana y otros se llevan la fama”, así que su autor y tocayo mío, Louis Le Prince, le tocó dormir el sueño de los justos… sic transit gloria mundi. La primera película también sería de este francés, titulada La escena del jardín de Roundhay o Roundhay Garden Scene que diríamos los ingleses.

1.1. Leeds (60)

Leeds Bridge

1.1. Leeds (58)

Detalle

¡Ah! Se me olvidaba, ¿queréis otra curiosidad? Leeds fue primera ciudad del mundo mundial en instalar los primeros semáforos automáticos en 1928. Rojo, amarillo, ¿yyyy?

1.1. Leeds (75)

Interior de un moderno Centro Comercial, integrado con el Leeds más medieval

1.1. Leeds (74)

Detalle

Un bonito lugar para una bonita cena inglesa

Un bonito lugar para una bonita cena inglesa

De camino a York descubrí otra curiosidad… el que fuera el puente colgante más largo del mundo: el Puente Humber.  Tiene 1410 metros de longitud, y tras su inauguración en 1981 fue el puente más largo del mundo, récord que ostentó durante 17 años.

Puente sobre el río Humber

Puente sobre el río Humber

¿Y de York? ¿Qué os cuento de York? La definiría como ciudad fortaleza, gótica y medieval… con un casco antiguo  donde se podría ambientar a Hansel y Gretel o más ingles, Robin Hood.

York rodeado de medievales murallas

York rodeado de medievales murallas

York

York

Su catedral gótica, York Minster, es espectacular. Tardaron más de dos siglos en construirla sobre las ruinas de la ciudad romana Eboracum, fundada en el 71 d. C. Y no se lo pierdan ustedes, señores, York ahí donde la ven, fue capital del Imperio Romano durante dos años, siendo Septimio Severo emperador. La catedral es del siglo XIII y se considera la más hermosa de Inglaterra. A destacar: las vidrieras, algún sepulcro y, sobretodo por mí, su sala capitular exenta de columnas… mágica, y eso que yo soy más barroco que gótico.

La catedral

La catedral

Las vidrieras medievales más antiguas que tiene

Las vidrieras medievales más antiguas que tiene

La sala capitular

La sala capitular

Otro monumento a destacar: la Torre Clifford. Llama poderosamente su atención su ubicación, ya que tú la ves en postales y te imaginas un idílico paraje campestre, pues no señores, se alza sobre una mota (que diríamos los manchegos) artificial en medio de la ciudad. La erigieron los normandos y se reconstruyó en el s.XIII. De las dos torres gemelas que existieron sólo se conserva ésta. La historia cuenta que en una revuelta, allí dentro, perdieron la vida unos 150 judíos en el año 1190.

Torre

Torre Clifford

Y de la comida ni hablamos. Casi casi podría compararla (con permiso de mi amiga Cristina) con la de nuestra amada Portugal, no por el plato en sí, sino por aquello de bueno, bonito y barato (que yo creía que nunca lo diría en Inglaterra).

3.1. York (196)

Para pasear…

3.1. York (113)

Para comer… la casa donde nació Guy Fawkwer (1570) el conspirador que inspiró a V de Vendetta y más recientemente al fenómeno de Internet Anoymous

Y la joya de la corona, volviendo otra vez a Leeds, pero muy cercana al aeropuerto de Bradford: la Abadía de Kirkstall.

La abadía de Kirkstall

La abadía de Kirkstall

Ya os podéis imaginar el lugar bucólico: verdes praderas, el río Aire, frondosos y solitarios árboles… y allí en medio las ruinas de lo que fuera un monasterio cisterciense. Cierren los ojos, piensen en la imagen decadente, nostálgica y sempiterna descrita, ¿qué tienen? un óleo o un libro al más puro estilo del romanticismo.

De época...

De época…

De postureo moderno...

… a postureo moderno.

Se pueden visitar sus naves y dependencias, tocar sus muros, imaginar sus grandes vidrieras e incluso oler a cera medieval, o escuchar musitados cantos gregorianos…

4.1. Kirkstall (111)

Sala capitular

Detalle de una pintura del s.XIX

Detalle de una pintura del s.XIX en la sencilla tienda de “souvenires”

El císter, que fueron los que evangelizaron la zona, fundó la abadía hacía el 1152 y duró hasta que Enrique VIII se enfuruñó con su esposa, nuestra bien querida Catalina de Aragón, y dijo: -¿Qué no me da el Papa la nulidad para casarme con Ana Bolena? Pues se han terminado aquí los católicos y todo esto para mí. Y así fue como en el año 1536 se impuso la disolución de los monasterios católicos y aquellos que se resistieron fueron pasados a cuchillo… o a horca.

Con mi nueva tablet de bolsillo

Con mi nueva tablet de bolsillo

Si alguna vez vais, queridos lectores, no dejéis de comer en el restaurante que hay enfrente de ella, también gótico, no es que tenga jabalí trinchado al más muro estilo del medievo, pero comeréis buena comida inglesa, nada que ver con el McDonald’s  de la esquina.

Siempre nos quedará Guímara para emigrar

Siempre nos quedará Guímara para emigrar

Categorías: 2013 - Viajes del año, Inglaterra, Leeds, York | Etiquetas: , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: