Granada (capital)

Isabel, Fernando y Boabdil en la ermita de San Sebastián – Granada. 2010-04-01

Mi queridos e incondicionales lectores, hoy día 2 de enero hace la friolera de 522 años que Granada fue conquistada para la corona castellana y aragonesa. Tal día como hoy, el último rey musulmán de Granada era derrotado. Su nombre: Abû ʿAbd Al·lâh «az-Zughbî» Mohammed ben Abî al-Hasan ʿalî, pero para los amigos y conocidos con Boabdil el Chico nos sobra; no por su estatura… sino por sus años, 33 tenía cuando perdió Granada.

Boabdil le quitó el trono a su padre, Muley Hacén (sí, como el pico Mulhcén, la leyenda dice que fue enterrado allí en lo más alto, casi pegado al cielo) y durante un tiempo estuvo en disputa por éste tanto con él, como con su tío. Mi abuela decía: “quien a hierro mata a hierro muere”, ¿qué esperaba Boabdil? ¿acaso no sabía lo del karma?

A lo largo del siglo XIII, los ejércitos de Aragón y Castilla forzaron a los árabes a establecerse en el sur de España y Granada prosperó como su último gran bastión. El reino floreció durante los siguientes 200 años hasta finales del s. XV. Las tensiones internas, así como una monarquía española consolidada y fortalecida, marcaron el final. El caso es que Isabel y Fernando, o Fernando e Isabel, tanto monta, monta tanto, pusieron fin a la llamada reconquistaron. El reino de Granada cayó bajo las fuerzas cristianas de los reyes Católicos, y de un plumado se puso fin a casi 800 años de civilización árabe en España.

Nos lo han contado cientos de veces, y lo hemos leído otras tantas… pero poneros en situación… que revuelo, miedo, incertidumbre… se respiraría por las calles de la ciudad… o en la Alhambra aquellas horas previas antes de rendir no sólo una ciudad, sino todo un reino.

Viajé a Granada con mis amigos para ver la Semana Santa de 2010. Muy recomendable señores.

Lo que hoy vengo a contaros amigos, no es una clase de historia, sino un lugar para visitar en Granada. Se trata de una pequeña ermita en pleno corazón de Granada y que pasa desapercibida para los ojos de miles de turistas que visitan a diario la ciudad. Que sí, que la catedral es muy bonita, la cartuja más, no hablemos de la Alhambra o el panteón de los reyes Católicos… pero ésta, por su sencillez, antigüedad y simbolismo es meritoria de acercarse, aunque ya advierto al intrépido viajero que suele estar cerrada.

Me estoy refiriendo a la Ermita de San Sebastián y San Fabián, construida en el año 1218 bajo dominación almohade. De aquellas era un morabito o rábita, es decir una especie de pequeño monasterio musulmán en donde se retiraban para l meditación y la oración. Con la conquista de Granada se cristianizó, y a pesar de incorpórale elementos católicos como la espadaña para la campana, aún hoy conserva elementos árabes y toda la sencillez de las construcciones medievales: arco de herradura enmarcado por alfiz de ladrillo. Es de planta cuadrada cubierta por una cúpula semiesférica de ladrillo, con techumbre a dos aguas.

Ermita de San Sebastián y San Fabián. Granada

Ermita de San Sebastián y San Fabián. Granada

El viajero la podrá encontrar en el margen izquierdo del río Genil, en una especie de plaza. Está embebida entre edificios modernos al final del decimonónico Paseo de Violón, un parque de estilo “salón” propio de los ensanches. Si no conoces su historia lo lógico es que te preguntes: ¿esto qué pinta aquí?, pero oigan ustedes… declarada Monumento Histórico Nacional en 1931.

Detalle de la fachada principal

Detalle de la fachada principal

Fachada trasera

Fachada trasera

¿Por qué tanto misterio? Porque aquel lugar fue el elegido para la entrega pacífica de las llaves de la ciudad de Granada. Al despuntar aquella mañana del día 2 de enero, Boabdil llegó montado en su caballo al lugar establecido, que de aquellas estaría a las afueras. Allí estaban Isabel y Fernando esperándolo montados sobre sus caballos. Ninguno de los tres de desmontó… el protocolo había sido muy estudiado, y todos ellos eran reyes, ninguno inferior al otro. Boabdil entregó las llaves y partió a su destierro en las duras e inhóspitas tierras de las Alpujarras.

La Rendición de Granada por Francisco Padilla, 1882. Palacio del Senado, Madrid.

La Rendición de Granada por Francisco Padilla, 1882. Palacio del Senado, Madrid. Lugar exacto de la ermita de San Sebastián

Acto seguido los Reyes Católicos celebraron allí la primera misa… Todo un símbolo de conquista en aquellos lejanos días. Se utilizó para el culto hasta que con la Desamortización de Mendizábal hizo que pasase a manos particulares. En la actualidad pertenece a la Parroquia de San José de Calasanz.

Boabdil, como todos sabemos, se fue apesadumbrado con su séquito. Al llegar a la última curva del camino, al actual puerto del Suspiro del moro, volvió su mirada hacia Granada y lloró al ver su palacio. Cuenta la leyenda que su madre la Sultana, hábil comunicadora, con don de gentes ella, gran psicóloga y con inmejorables habilidades sociales… le soltó aquello de: “Llora como mujer lo que no has sabido defender como hombre”. Que sí, un ejemplo de amor incondicional a su hijo. Vamos, seguro que también le dio un pescozón y le dijo: “Tira delante de mí donde pueda verte, que como vaya vas a llorar con razón”.

Boabdil volviendo la mirada por Alfred Dehodencq

Boabdil volviendo la mirada por Alfred Dehodencq

Anuncios
Categorías: 2010 - Viajes del año, Granada, Granada (capital) | Etiquetas: , | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: