Guernica

78 años después de un bombardeo. Guernica – 2015-III-28

Mis queridos lectores os pongo al día de mis andanzas, que de nuevo se me acumula la faena. Hoy viajamos al norte de la península: Gernika-Lumo, en Vizcaya. Patria vasca, donde a lo largo de la historia se reunían las Juntas Generales de Vizcaya, bajo el Árbol de Guernica, símbolo de las libertades de los vizcaínos y donde antiguamente, los señores de Vizcaya, tras recibir su título, venían a jurar el respeto del fuero de Vizcaya.

Hace un mes visitaba Bilbao, Guernica y Portugalete entre pintxos, algún chacolí que otro, chapelas y risas de buenos amigos. Una escapada pre-Semana Santa de fin de semana en la que destacaría dos cosas para contaros, pero como el tiempo me apremia hoy sólo toca la villa de Guernica.

Madrugamos para pasar el día allí. Son ciudades bien comunicadas por tren de vía estrecha partiendo desde la estación bilbaina de Atxuri (del año 1912), junto al Mercado de la Ribera. Os invito a pasar antes por él, edificio racionalista del año 1930 lleno de vida junto a la Ría de Bilbao y de las Siete Calles (origen de la ciudad); en donde se puede apreciar el día a día cotidiano de los bilbainos. Perfecto para desayunar, así lo hicimos nosotros: “con la barriga llena se anda el camino” ¿o no era así?

DSC_0075

Ría de Bilbao desde el Mercado de la Ribera

Os pongo al corriente en cuatro líneas de Guernica. La localidad tiene 16.000 habitantes, de casas relativamente bajas, calles limpias y jardines cuidados. Todo ello enclavado en el valle del río Oka, entre valles y montes verdes. Podría haber pasado inadvertida para la historia si no hubiera sufrido uno de los peores bombardeos de la guerra civil, en donde la ciudad quedó literalmente arrasada hasta sus cimientos  y en donde más de un centenar de civiles murieron (mujeres, niños y ancianos, ya que los hombres estaban en el frente), bien a causa directa del bombardeo (atrapados muchos en sus casas o sótanos que hacían de refugio), bien por ser ametrallados desde los aviones en su huída de la ciudad tras el bombardeo.

Hace hoy 78 años.

Fue el lunes 26 de abril de 1937, día de mercado. Pablo Picasso inmortalizaría aquel ataque realizado por parte de la Legión Cóndor alemana y la Aviación Legionaria italiana, el nazismo alemán y el fascismo italiano aliados con Franco para destruir una localidad leal a la legítima República y que estaba en retaguardia. Siempre se ha hablado del experimento Nazi.

hh

Guernica tenía en 1937 unos 5000 habitantes. Las casas dibujadas son las que existían en aquella fecha; las grises las desaparecidas tras el bombardeo, las marrones las que sobrevivieron.

El 70% de la ciudad quedó devastada, desapareció. A la postre se allanaron los escombros, incluso dejando victimas que nunca se encontraron bajo ellos; y poco a poco resurgió de sus cenizas, nunca mejor dicho, la actual Guernica.

Al salir de la estación, una estación muy pequeña con fachada de sabor nostálgico, se puede apreciar al otro lado de las vías (fuera del casco urbano) la antigua Fábrica Astra, edificio que no fue destruido y que jugó un papel destacado durante la guerra civil. Allí la “Unceta y CIA” fabricaba la famosa pistola Astra. Hoy, con renovado estilo vanguardista, tiene un uso muy distinto. Junto a ella se sitúa uno de los refugios antiaéreos (informaros de los días que se puede visitar). Se vislumbra desde lejos la mole de hormigón abovedada construida en 1936.

Antigua fábricas de armas que no fue bombardeada

Antigua fábricas de armas ASTRA que no fue bombardeada

Refugio antiaéreo fuera del casco urbano de Gernica

Refugio antiaéreo fuera del casco urbano de Gernica (1936), junto a la fábrica ASTRA

De ahí os recomiendo que vayáis al Hogar del Jubilado, en la plaza de las escuelas. Los colegios que allí veréis junto a la ladera del monte son de los años veinte, y no sufrieron apenas daños. Claro ejemplo del “Guernica viejo”. Si entráis al Hogar a tomar un café (no hace falta que os hagáis pasar por pensionistas de la 3ª edad) id al aseo de señoras, la “curiosa curiosidad” es que fue excavado como refugio antiaéreo durante guerra.

Plaza de las escuelas.

Plaza de las escuelas. Edificio de 1923

Aseos de señoras que fuera refugio durante la guerra

Actuales aseos ubicados en lo que fuera un refugio durante la guerra

Otros ejemplos del Guernika pre-guerra son la Iglesia de Santa María (gótico vasco del s. XV) y la Casa de Juntas con el Árbol de Guernika. Pero eso os lo cuento otro día.

Para rematar el viaje es imprescindible ir al Museo de la Paz en la plaza de los Fueros, junto al Ayuntamiento. Allí fotografías, audiovisuales, papeles y objetos se dan cita… dignos de ver y respetar y admirar.

De

Detalle del suelo en el Museo de la Paz

Es un recorrido interactivo por la paz mundial; si algo me llamó la atención fue la casa de Begoña. En la segunda planta está recreado el comedor de una mujer, Begoña, quien en voz en off te relata aquel fatídico 26 de abril al tiempo que luces, sirenas, bombas y estruendos vibran contigo en la estancia. Una recreación dura si estás sensibilizado con el tema.

Detalle del salón de Begoña en el museo

Detalle del salón de Begoña en el museo

BILBAO.

Ya que estamos con el tema os contaré otra curiosidad que va de refugios. A la vuelta, ya en el centro de Bilbao, pasamos por el Hotel Carlton en la plaza de Moyúa (es de cinco estrellas, ya os digo que no era nuestro hotel). Resulta que en 1985, durante las obras de acondicionamiento de la calle, un obrero se “coló” al bunker que allí hubo durante 1936. Una cámara de hormigón armado de 12 metros de largo por cuatro de ancho, que discurría en paralelo a la fachada principal del hotel, bajo la calzada, hoy sellado e inutilizado. Sólo se conservan los respiraderos (visibles bajo los escalones de entrada) y la parte que está debajo del hotel, es decir el primitivo acceso (yo le eche cara e intenté verlo. Imposible. No llevaba chaqué para la ocasión). Aquel lugar, entre octubre de 1936 y junio del año siguiente, fue sede del Gobierno autónomo vasco que presidía el lendakari José Antonio de Aguirre.

DSC_0294

Hotel Carlton. Bajo sus escalones se aprecian los respiraderos del bunker sede del Gobierno Vasco en 1936

Categorías: 2015 - Viajes del año, Bilbao, Guernica | Etiquetas: , | 2 comentarios

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: