Sax

Los olmos de la antigua alameda de Sax. Alicante – 2014-IV-9

Mis queridos lectores… fijaros que curiosa curiosidad os cuento hoy desde Sax en la provincia de Alicante. Me lo descubrió mi amiga Rosa, artífice en parte de la Ruta de los sentidos, un itinerario que seduce al viajero recordándole que huela, palpe, vea u oiga particularidades que la urbe esconde. ¿Cuántas veces necesitamos que alguien nos invite a ver las hojas ocres de un árbol en otoño iluminadas por el mortecino sol? Pues de eso se trata amigos, de regalarnos tiempo a nosotros mismos para contemplar y encontrar tranquilidad.

La entrada de hoy versa sobre unos ancianos olmos que cuentan con algo más de 200 años… ahí es nada, pero pensad todo los que han visto: cambios de reyes y papas, guerras, constituciones y regímenes… Cuantas caras de niños boquiabiertos habrán visto estos árboles mientras que ellos admiraban sus retorcidas y ahuecadas cortezas, donde seguro que más de una hada ha morado; y cuantas caras de enamorados también habrán visto éstos mientas paseaban bajo su amorosa sombra.

Los centenarios olmos sajeños

Los centenarios olmos sajeños

Fueron plantados en el siglo XVIII y XIX, siguiendo los preceptos de la Ilustración, aquel movimiento cultural e intelectual europeo cuya finalidad era disipar de las tinieblas de la humanidad mediante las luces de la razón (Siglo de las Luces).

Los pensadores de la Ilustración sostenían que la razón humana podía combatir la ignorancia, la superstición y la tiranía, y construir un mundo mejor. La Ilustración tuvo una gran influencia en aspectos económicos, políticos y sociales de la época. De aquellas las zonas ajardinadas cobraron un fuerte protagonismo: Ebenezer Howard y la utopía de la ciudad-jardín por ejemplo, o el barón Haussman y su urbanismo de los bulevares en París. Jardines y parques para el recreo surgieron en las ciudades con una clara estética neoclásica (corriente artística de aquel momento): el jardín del Panteón de Quijano en Alicante sería otro, sin irnos tantos kilómetros al norte.

La corriente higienista que en España surgió en el s. XIX fue otro impulso más: educación, alcantarillado, alumbrado, ensanches, urbanismo, espacios públicos… y árboles, muchos árboles como nuestros olmos.

A pesar del tiempo trascurrido, del devenir de tiempos modernos que a golpe de piqueta y ladrillo ha cementado todo; a pesar de la grafiosis, enfermad que ha hecho de los olmos una especies en peligro de extinción en toda Europa; a pesar de todo… han resistido y gozan de buena salud. Pasan desapercibidos a la vista del viajero, bueno… seguro que de algunos lugareños también, tal vez ese haya sido el secreto de su longevidad… pasar por la vida sin hacer ruido.

Entrada al Parque de los Príncipes

Entrada al Parque de los Príncipes

Como suele ocurrir en estos casos, la media docena de olmos negros que han perdurado, conviven con elementos más modernos. Este tesoro patrimonial (en 2012 se declararon árboles monumentales de interés local) se encuentra en el Parque de los Príncipes; antiguamente una alameda en el “camino de Murcia”, hoy ya desaparecido por el propio casco urbano de Sax.

Si el viajero se sitúa a la entrada del parque y une con una línea imaginaria los centenarios troncos, podrá “ver” mentalmente la revuelta por donde iría el camino.

Otro detalle, ya que estamos en este parque, es la Cruz de Término de Sax, bueno de cruz no se puede hablar, pero sí del capitel adonde ésta se asentaba. Un crucero que presidiaría la entrada y salida de la localidad; no está en su original emplazamiento, que posiblemente sería la confluencia del referido camino de Murcia con el de Yecla y Elda. Un humilladero al más puro estilo medieval, símbolo de la presencia católica y protección divina de la villa.

Capitel de la Cruz de Término

Capitel de la Cruz de Término

Las ocho caras del capitel de piedra muestran: el escudo antiguo de Sax, la imagen assumpta de María Virgen, ángeles, ornamentos vegetales y animales. Todo ellos esperando a que el viajero le dedique un tiempo contemplando y descifrando semejante puzle.

Anuncios
Categorías: 2014 - Viajes del año, Sax | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: