Benidorm

Un día a remojo en Aqualandia, Benidorm -Alicante. 2013-VII-13

Queridos lectores… otra vez “se me amontona la faena”, ¡la de cosas que tengo que contaros!  Y no es que me pase los días viajando de aquí para allí, pero ya sabéis que hay fines de semana en la vida que te salen mil planes, frente a los que te quedas solo en casa pensando qué hacer. Pues este, a remojo, como un garbanzo. Eva G., Yessica, Lidia y Eva M. fueron mis compañeras en este viaje al New York del Levante alicantino: Benidorm.

El pasado sábado fuimos a Aqualandia, parque acuático al que nunca había ido, sí sí señores y señoras, ¡nunca!; pero oídme bien (o leedme bien): ¡¡Sí que he tenido una infancia feliz!!! Pero los que nos hemos criado en secano…

Para esta entrada no sé qué contaros… porque ya os podéis imaginar que el lugar tiene poca historia… Inaugurado en 1985, se ubica en las faldas de la Serra Gelada, junto a Benidorm. Se trata de uno de los parques acuáticos más grandes de España; cuenta con 27 atracciones… a cada cual más divertida y vertiginosa.

La palabra es "vértigo"

La palabra es “vértigo”

Una de las palabras más oídas ese día (y en todos los idiomas) es: curcusilla.

Desde estas líneas  os animo a ir, al menos una vez en la vida. No os estoy diciendo que os tiréis desde el tobogán amarillo, eso es cosa de valientes o “valientas”, o desde el azul (no apto para cardiacos);  pero sí que probéis atracciones como los “donuts”, las rampas o el jacuzzi relajante. Vamos que hay para todos los gustos: para gente tranquila y para gente hiperactiva, para niños y mayores, para el niño y la niña…

¡¡¡Bomba!!!

¡¡¡Bomba!!!

 Si tenéis suerte como nosotros, el día que vayáis saldrá soleado pero no “achicharrador”, habrá gente pero no colas interminables, y tendréis la posibilidad de pasar por todas las atracciones e incluso de repetir.

 Sólo os diré una cosa más… las dos últimas veces que me he ido “al agua” con mis amigas (ya sea playa o piscina), he tragado tanta agua como cuando era pequeño y aprendía a nadar, o más incluso. Pero disfrutar se disfruta, y bien merece la visita por las risas que te echas… ya sea por las caídas ajenas o por las tuyas propias.

PD: Protección para el sol… factor 76’5 como mínimo.

Anuncios
Categorías: 2013 - Viajes del año, Benidorm | 1 comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: