Alicante

Entre feria y feria… El Pabellón Artístico en mi recuerdo. Villarrobledo y Alicante – 2009-XII-16

Queridos lectores, cuando hice las prácticas de biblioteconomía y archivística le pedía a mi dilecto profesor José Manuel Mora que me enviara a mi propia casa, pues allí bien las podía realizar y salir experto entre los libros centenarios que tengo y las colecciones de papeles  que atesoro como historiador. Pero no… me mandaron a biblioteca Gabriel Miró, pero oigan ustedes nada de reproches, que guardo gratos recuerdos de allí: de los fondos y legados que custodian y de dos profesionales de los que aprendí mucho, Rosa y Juan; éste último terminó de formarme en catalogación, yo creo que hizo la tarea más ardua y paciente que me daría mi valía profesional en futuras bibliotecas. Constante viajero solitario que me regaló20161103_121446 sus reglas de catalogación cuando se prejubiló, y del que me acuerdo muchas veces ahora que viajo solo: de sus consejos, viajes y modo de vida (no creo que nunca lea estas líneas, pero que sirvan de homenaje a esas personas anónimas que se cruzan en tu vida para aportar cosas buenas).

Al lío lectores, que me voy por las ramas. En estos días de descanso me puse a reordenar esos miles de papeles que os digo que tengo; más que ordenar, releerlos, cambiarlos de lugar y sorprenderme (o hacerme el sorprendido) al ver alguno que ya ni me acordaba… así disfruto yo desde que era pequeño.

Ayer apareció un pequeño libreto, facsímil de algún otro de los años cincuenta: Pabellón Artístico, único en España reza su título. Por lo que he decidido hablaros de él.

Se trata de una vieja atracción de feria formada por dioramas representativos de una España costumbrista de principios de siglo, cuyos personajes autómatas se mueven y te imaginas lo que dicen al leer pequeñas coplas que hay en sus cartelas.

pabellonartistico-55

Interior del Pabellón Artístico

Los autómatas siempre han sido seres misteriosos y admirados, figuras que hacían los relojeros por conocer el engranaje de sus mecanismos… Carlos V ya los coleccionaba en el s. XVI. En el s. XIX se pusieron de moda, desde los más simples o los más complicados, asociados a los magos y prestidigitadores (recordemos que mi gran Méliès, mago y cineasta, se retiró al anonimato regentando un pequeño quiosco de autómatas que él reparaba, propios de su profesión). Yo creo que hasta los años 80 estabieron vigentes, ¿quién de la generación EGB no ha tenido una hucha de las que por algún mecanismo motor era succionada la moneda? Pero amigos, en cuestión de 20 años llegó todo lo digital… y adiós a esos sanos juguetes que durante generaciones nos han dejado boquiabiertos.

pabellonartistico-48

Entrada y carrillón musical del espectáculo

Nos retrotraemos a ese periodo entre mi infancia y mi juventud, ¿10 u 11 años? No me acuerdo. Agosto. Feria de mi Villarrobledo natal. De esas noches que nos acercamos a dar una vuelta (íbamos mis padres y yo solamente) y allí estaba una vieja atracción que nunca antes había llegado a la localidad y que con plena certeza os diría que fue su última gira como tal. Se trataba efectivamente del Pabellón Artístico. Mi madre, como buena madre que quiere ver a su hijo contento me ofreció subir en varias atracciones, a las que me negué por no querer subir solo. Cuando llegamos allí volvió a insistir y accedí. Cuantas veces le debería haber dado las gracias por aquella insistencia. Pude ver in situ y con la misma finalidad  que un día nació aquel viejo carrusel de feria.

20161103_121417

pabellonartistico-30

El diorama del Sr. Ventura… modificado por los tiempos políticos: de “republicano de acción” a “nunca metido en acción”

Mi madre insistió porque ella con unos 6 años lo había visto en otra feria de Villarrobledo, pero cuando se ponía en la Plaza de Abastos, concretamente en laesquina de la C/ San Clemente. La vio con mis abuelos y se echaron grandes risas al ver aquellas escenas, de hecho muchas las recordaba y las comentamos cuando yo salí.

pabellonartistico-61

Imagen que distorsionaba la realidad de la sociedad de aquel entontes, un tanto machista. Mientras la madre se “enpolva la cara”, dice el marido: ¡Cuánto tiene que sufrir! / el hombre cuando se casa / más le valiera morir / antes de levantar casa.

El concepto de humor cambia, a mí me sorprendió ver aquellas imágenes, pero no tanto como les tuvo que sorprender a la generación de nuestros abuelos  que nacieron sin televisión y mucho menos a la de nuestros hijos que parecen haber nacido con un teléfono  móvil.

pabellonartistico-59

Eran escenas antiguas con un humor antiguo… soldados, suegras, toros… los novios que se besan cuando la madre que los vigila se gira, o el gato con plumas en la boca tras comerse el pájaro de unos niños, son escenas que hoy no impresionan hoy en día y nos recuerdan a épocas pasadas.

20161103_121313

pabellonartistico-70

Humor pícaro

Me acuerdo de la atracción de espejos cóncavos y convexos que deformaban a la persona que se ponía frente a ellos para así reírse un rato…. Atracciones con las que mis abuelos se lo pasaban muy bien pero que hoy ya no tendrían sentido ante el “factor sorpresa” de la deformación… si nuestro móvil hace videos a tiempo real poniéndonos orejas, ojos y hocico de perro o cervatillo….

pabellonartistico-64

20161103_121330

Hace unos años, Manuel Ferrando, un particular de Alicante compró y restauró el viejo carrusel construido  en la provincia de Córdoba por Antonio Valle a finales del s. XIX y que fue regentado por tres generaciones de su familia; siendo el hijo de este (afincado ya en Alicante) el que construyó hacia 1920 el que yo pude ver y fotografiar. Muchas de las imagines se las hicieron imagineros valencianos en esos años. La rehabilitación tuvo que ser una tarea ardua con aquellos engranajes, poleas y correas que funcional al unísono para dar vida a tanto escenario. Y durante los días de Navidad el Corte Inglés lo expuso como atracción navideña en la Avd. Maisonnave.

pabellonartistico-68

El destape… otro clásico semi clandestino que robaría risas y caras de sorpresa

Pasé varias veces, previo pago en taquilla y recepción de librillo facsímil explicativo. Estaba perfecto… una maravilla que pude ver ya con ojos  adultos y nostálgicos… recordando el amor y cariño de mi madre  aquella feria de mi niñez, viendo una atracción viva que divertiría a cientos de personas…  e imaginándome mentalmente a mis abuelos releyendo días después aquel librito que te daban con el texto y fotos del Pabellón Artístico, único en España.

pabellonartistico-57

20161103_121459

otra escena que se podía ver: Manolete siendo corneado por Islero en Linares (1947)

pabellonartistico-51

pabellonartistico-14

Zapateros, imágen que desapareció y recicló en otra, pues variaban según la época y los gustos

page

El pabellón siendo trasladado en barco y colocado en alguna feria local

Anuncios
Categorías: 2009 - Viajes del año, Alicante (capital), Villarrobledo | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

La heladería del Raval Roig. Alicante – 2015-VI-25

Estimados amigos y lectores desconocidos:

Oficialmente el verano entró en nuestras vidas el pasado día 21, San Luis Gonzaga. No os escribo para deciros que no me felicitasteis en el día de mi santo, sino para recordaros que el verano ya está aquí: ¡Ay todo un año esperándolo!

Hoy os voy a mostrar un pequeño rincón cerca de mi alféizar, en el Alicante que me vio nacer: La heladería Raval Roig; de necesaria visita e imprescindible parada.

Si eres alicantino te recomiendo que pares y te sientes en su terraza durante las fechas menos turísticas. Por ejemplo una mañana soleada de invierno… recordad que el señor con barba de al lado seré yo.

No hay nada como sentarte en su terraza y contemplar el mar Mediterráneo mientras el sol está saliendo por Levante. Tu vista alcanza los dos cabo (Huerta y Santa Pola) con mi Tabarca natal al fondo, que en días despejados se ve el campanario de la isla y la torre de San José. Si optáis por el atardecer es otra maravilla ver las luces  de los dos faros (Tabarca y Santa Pola) por Poniente con el cielo ya anaranjado.

Cabo de las Huertas desde el Raval Roig

Cabo de las Huertas desde el Raval Roig

Os cuento brevemente algo de historia sobre la heladería o mi post no tendría razón de ser. Empezó su andadura el 25 de junio de1975, al día siguiente de Hogueras. Hoy cumple 20 años. Felicidades. Fue Elias Morote el que la abrió tras cerrar el Kiosko Monumental en el Portal de Elche; sí jóvenes amigos, el Soho ya lo inventaron hace mil. Desde su jubilación en 1994 tomó las riendas su sobrino Salva Torres, actual propietario.

A mí me la descubrió mi amigo Jesús… todo ello por la leche preparada, me dijo: “la mejor de Alicante” y allí que fui. Basta que me digan que algo es único para que lo pruebe y me haga adicto, como me pasó con la “coca de mollitas” (¿veis? soy un autentico alicantino). Me acuerdo de aquella tarde estaba Julia que atenta y simpática como siempre me explicó lo que era un “cortadillo de verano”. Para los neófitos: un granizado de café y leche preparada, tomar eso viendo el mar una mañana de primavera es la octava maravilla, no os valláis a ver las pirámides de Egipto, venid al Raval Roig. No os podéis imaginar como echo de menos eso ahora que paso menos tiempo en Alicante.

Desde el paseo con palmeras y ficus centenarios

Desde el paseo con palmeras y ficus centenarios

La heladería se ubica en la calle Virgen del Socorro nº25. Os pongo en situación para los turistas: si entráis a la calle desde el centro de Alicante por la calle Villavieja veréis el arranque del primer lienzo de muralla que tuvo Alicante allá por el siglo XIII, justo detrás de la biblioteca. Ahí había una puerta de acceso o salida (el Portal Nou), por tanto la calle de la heladería era el antiguo camino hacia Valencia (hoy en día tendríamos más abajo la avenida de Denia y carretera de Valencia).

Antigua

Antigua imagen del Raval Roig. Calle Virgen del Socorro, al fondo la ermita

Las casitas pequeñas y de colores que se ven al final de la calle debieron ser el prototipo de casas del barrio, o mejor dicho del arrabal extramuros de la ciudad (de ahí su nombre) que nació en el s.XVII. Mirad otra curiosidad, en su mayoría lo habitaban pescadores que varaban sus barcas en la playa y se comunicaban por un pequeño postigo (puerta) de la muralla, de ahí que nuestra bonita playa urbana se llame Postiguet. ¿Cuantas cosas os enseño, ¿eh?)

Pescadores en la playa del Postiguet

Pescadores en la playa del Postiguet

Otra curiosidad extraída de Alicante Vivo. Hasta 1756 los vecinos no tuvieron agua pública cerca, tenían que ir a la Fuente de la Goteta (por el Plaza Mar más o menos). De aquellas contaba el barrio con 82 casa (300 almas, diez arriba o diez abajo).

Sentados en la heladería podréis ver al final de la calle una gran explanda, allí existia una antigua y bonita ermita, de esas encaladas de blanco mediterráneo. Pero fruto de la modernidad se cometió ese urbanicidio. Es un parking en la actualidad, entre cuyas paredes está la nueva ermita (en su interior hay partes del retablo del s.XIX).

Ermita Virgen del Socorro antes de su demolición

Ermita Virgen del Socorro antes de su demolición

Aquella vieja ermita (también según datos de Alicante Vivo) fue en origen Casa de los Caballeros Templarios; pero tras la disolución de la orden fueron los padres agustinos quienes la regentaron desde el 28 de junio de 1585 (tenemos otro cumpleaños en dos días), quienes le pusieron Mare de Deu del Lluc por su procedencia mallorquina, Virgen del Socorro castellanizado tras el paso del tiempo. Como es el camino viejo hacia San Juan, allí está la primera estación del Vía Crucis camino del monasterio de la Santa Faz, por tanto es parada imprescindible el día de la romería tras su salida desde la concatedral de San Nicolás. El derribo de ésta fue en 1960, por intereses inmobiliarios of course que decimos los ingleses.

interior de la desaparecida ermita

interior de la desaparecida ermita

Os recomiendo el paseo viendo el mar a través de los centenarios ficus, cruzar la pasarela que une la playa, el Paseito Ramiro para ver los restos de la 1ª y 3ª muralla de Alicante o la Cara del Moro… las casitas de pescadores al fondo… y por supuesto ahora que ha llegado el calor de manera oficial: un “cortadillo de verano” en la heladería Raval Roig, o bueno… un café con leche… o una horchata con un rollo moreno (otra alicantinada que hay que probar), sin olvidar el “agua de cebada granizada” (café de malta que diría mi abuela en la Mancha).

En su interior podrés recrearos viendo viejas y nostálgicas fotos del barrio. Y pasar un agradable rato bien atendidos por Salva (padre), Salva (hijo), Julia, Ángel o Tere. ¡Cuantos ratos he pasado ahí contemplando el Mediterráneo! ¡cuántas decisiones importanes para mi vida he tomado en ese rincón de mi Alicante natal!

Heladería Raval Roig

Heladería Arrabal Roig

Categorías: 2015 - Viajes del año, Alicante (capital) | Etiquetas: , | Deja un comentario

Droguería Álvarez, tiendas de antaño y de hogaño. Alicante – 2014-IV-09

Hoy viajamos muy cerca de casa, a tan solo una calle de mi alféizar. Nos vamos a saludar a Paco Álvarez en la calle Quintana, en el corazón de mi Alicante natal.

Visitamos la Droguería-Perfumería Álvarez. Un tienda de esas en las que el tiempo se detuvo un día; llena de encanto y nostalgia… donde los recuerdos se acumulan en cada rincón y en donde cada objeto te cuenta su propia vida con un halo de melancolía y añoranza.

Interior de la droguería

Interior de la droguería-perfumería Álvarez

Amigos viajeros y lectores míos, empecemos haciendo un experimento. Dicen que el sentido con más memoria es el olfato, y lo creo a pies juntillas, así que cerrad los ojos e intentad recordar ese olor tan característico de las droguerías de tiempos pasados, de aquellas a las que ibais con vuestra madre o abuela (sin ánimo de ser machista, pero era así) a comprar el tambor de detergente Luzil, que era redondo y de color rojo; y que a la postre reciclábamos para guardar los juguetes (los playmobils en mi caso). Embriagaros de ese aroma durante todo el post, porque entrar a la Droguería Álvarez es volver a una España de tienda pequeña y familiar, donde el trato personal y vecinal primaba cual galardón.

Ya quedan muy pocas tiendas en el centro así, y menos en una ciudad tan turística como es mi Alicante; recuerdo con cariño las desaparecida Droguería Coloma en la calle San Fernando que al poco de visitarla por primera vez cerró. ¿Sabéis cómo las identifico? Más allá de su mobiliario o aroma, pregunto si tienen fucsina en polvo para tintar esparto… si me dicen que sí ya sé que es una autentica droguería, de las mías.

Paco pesando en la trastienda

Paco  en la trastienda pesando algún  producto

Desde que me mudé del ático de Villa-Huerta al piso de Villa-Benito, la droguería Álvarez se ha convertido en una de mis habituales paradas los sábados cuando voy al Mercado Central. Uno por el encanto de la tienda, dos por su servicio, trato y consejos; y tres porque defiendo la tienda de barrio frente a las grandes superficies.

Os invito a que os paréis en sus escaparates… cuidados hasta el último detalle, no penséis que por ser un lugar antiguo se han dormido en los laureles… todo lo contrario. Es más… os invito a todos aquellos que como a mí nos gusta el afeitado vintage, que dicen los modernos, a que paséis por allí ahora que las barbas están de moda, puesto que: brochas, navajas, cuchillas, cremas y espumas… se dan cita como si de una boutique se tratase. Pasen y vean señores.

Nada de plásticos. Envoltorio tradicional, el de toda la vida... ¿se puede pedir más?

Nada de plásticos. Envoltorio tradicional con papel de estraza, el de toda la vida… ¿se puede pedir más?

Paco lleva toda una vida regentando el negocio, buen conocedor de los secretos de la profesión, heredada ésta de su padre, quien adquirió una vieja droguería que reabrió al público en 1951. Desde “antaño a hogaño” ahí está la Droguería Álvarez, en Poeta Quintana 12. Sesenta y tres años de historia cuenta, siendo todo un símbolo del Alicante más castizo que a los turistas se les escapa. Cojan calles secundarias, por ejemplo Poeta Quintana ahora que está engalanada, y paseen… y descubran donde nació el periódico Información… y háganse un café en la Bejarana… y merienden la alicantina coca de mollitas en el horno de enfrente… y disfruten de un comercio autóctono en una de mis calles preferidas.

Droguería Álvarez en la calle Poeta Quintana

Droguería-perfumería Álvarez en Poeta Quintana nº 12

Categorías: 2014 - Viajes del año, Alicante (capital) | Etiquetas: , | Deja un comentario

Los olmos de la antigua alameda de Sax. Alicante – 2014-IV-9

Mis queridos lectores… fijaros que curiosa curiosidad os cuento hoy desde Sax en la provincia de Alicante. Me lo descubrió mi amiga Rosa, artífice en parte de la Ruta de los sentidos, un itinerario que seduce al viajero recordándole que huela, palpe, vea u oiga particularidades que la urbe esconde. ¿Cuántas veces necesitamos que alguien nos invite a ver las hojas ocres de un árbol en otoño iluminadas por el mortecino sol? Pues de eso se trata amigos, de regalarnos tiempo a nosotros mismos para contemplar y encontrar tranquilidad.

La entrada de hoy versa sobre unos ancianos olmos que cuentan con algo más de 200 años… ahí es nada, pero pensad todo los que han visto: cambios de reyes y papas, guerras, constituciones y regímenes… Cuantas caras de niños boquiabiertos habrán visto estos árboles mientras que ellos admiraban sus retorcidas y ahuecadas cortezas, donde seguro que más de una hada ha morado; y cuantas caras de enamorados también habrán visto éstos mientas paseaban bajo su amorosa sombra.

Los centenarios olmos sajeños

Los centenarios olmos sajeños

Fueron plantados en el siglo XVIII y XIX, siguiendo los preceptos de la Ilustración, aquel movimiento cultural e intelectual europeo cuya finalidad era disipar de las tinieblas de la humanidad mediante las luces de la razón (Siglo de las Luces).

Los pensadores de la Ilustración sostenían que la razón humana podía combatir la ignorancia, la superstición y la tiranía, y construir un mundo mejor. La Ilustración tuvo una gran influencia en aspectos económicos, políticos y sociales de la época. De aquellas las zonas ajardinadas cobraron un fuerte protagonismo: Ebenezer Howard y la utopía de la ciudad-jardín por ejemplo, o el barón Haussman y su urbanismo de los bulevares en París. Jardines y parques para el recreo surgieron en las ciudades con una clara estética neoclásica (corriente artística de aquel momento): el jardín del Panteón de Quijano en Alicante sería otro, sin irnos tantos kilómetros al norte.

La corriente higienista que en España surgió en el s. XIX fue otro impulso más: educación, alcantarillado, alumbrado, ensanches, urbanismo, espacios públicos… y árboles, muchos árboles como nuestros olmos.

A pesar del tiempo trascurrido, del devenir de tiempos modernos que a golpe de piqueta y ladrillo ha cementado todo; a pesar de la grafiosis, enfermad que ha hecho de los olmos una especies en peligro de extinción en toda Europa; a pesar de todo… han resistido y gozan de buena salud. Pasan desapercibidos a la vista del viajero, bueno… seguro que de algunos lugareños también, tal vez ese haya sido el secreto de su longevidad… pasar por la vida sin hacer ruido.

Entrada al Parque de los Príncipes

Entrada al Parque de los Príncipes

Como suele ocurrir en estos casos, la media docena de olmos negros que han perdurado, conviven con elementos más modernos. Este tesoro patrimonial (en 2012 se declararon árboles monumentales de interés local) se encuentra en el Parque de los Príncipes; antiguamente una alameda en el “camino de Murcia”, hoy ya desaparecido por el propio casco urbano de Sax.

Si el viajero se sitúa a la entrada del parque y une con una línea imaginaria los centenarios troncos, podrá “ver” mentalmente la revuelta por donde iría el camino.

Otro detalle, ya que estamos en este parque, es la Cruz de Término de Sax, bueno de cruz no se puede hablar, pero sí del capitel adonde ésta se asentaba. Un crucero que presidiaría la entrada y salida de la localidad; no está en su original emplazamiento, que posiblemente sería la confluencia del referido camino de Murcia con el de Yecla y Elda. Un humilladero al más puro estilo medieval, símbolo de la presencia católica y protección divina de la villa.

Capitel de la Cruz de Término

Capitel de la Cruz de Término

Las ocho caras del capitel de piedra muestran: el escudo antiguo de Sax, la imagen assumpta de María Virgen, ángeles, ornamentos vegetales y animales. Todo ellos esperando a que el viajero le dedique un tiempo contemplando y descifrando semejante puzle.

Categorías: 2014 - Viajes del año, Sax | Deja un comentario

La Bella Lola de Torrevieja. Alicante – 2014-IV-10

La bella Lola esperando a su amor

La bella Lola esperando a su amor

 

Hoy un homenaje a todas las mujeres. La bella Lola, en la Cala del Moro junto al paseo marítimo de Torrevieja, siempre esperando el retorno de su amor marinero por el mar.

La descubrí ayer casi por casualidad en uno de mis paseos… ahí estaba: serena, tranquila, mediterránea… sentada en su banco de piedra encalado, casi cegador por el sol primaveral, trasmitiendo sosiego al viajero mientas las olas rompían a sus pies.

Pasé varías veces para contemplarla, llevaba mucho sin que una escultura me atrapara y trasmitiera tanto.

Cuenta la historia local que Lola salió al puerto tan solo con un camisón de algodón blanco y su negra melena recogida en un moño. Allí se enteró del trágico final: el barco “La Gaviota” junto con sus diez tripulantes no volvería jamás, el mar los había arrastrado hacia sus entrañas.  Aquel 12 de mayo de 1919 dieron por finalizada la búsqueda. Ella sigue ahí, día y noche, mirando el sereno mar y esperando a Antonio, el que fuera su marido.

Lola no volvió a descansar…

 

 

 

 

Categorías: 2014 - Viajes del año, Torrevieja | Etiquetas: , | 3 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: