Alcaraz

La Mesta, aldea de Alcaraz. Albacete – 2015-XI-15

El pasado sábado, nada más abrir los ojos y aún en posición horizontal, me dije: “hoy Luisito, a La Mesta“. Dicho y hecho, a las 9:30 ya había embaucado a Cristina, compañera de viajes comarcales y sin embargo amiga, y estábamos de camino hacia el sur de la provincia albaceteña.

La Mesta es una aldea de 9 habitantes. Pertenece a la histórica localidad de Alcaraz, 81 km. al sur de Albacete, en  plena sierra homónima. Dejando atrás esta población, La Mesta se encuentra a 11 km. en dirección sureste, en medio de un valle lleno de pinadas por el que trascurre el río de La Mesta. Sabrás que has llegado cuando la carretera deje de existir, como ocurría en mi Guímara natal, allá en el Reino de León.

mesta

Dejando atrás Alcaraz, el valle nos lleva a La Mesta

Para poneros en situación, queridos lectores míos, os he de recordar que el sábado se dieron cita sobre España un par de olas de frio: el siberiano, ruso y polar; dejando en el olvido el suave otoño que gozábamos. Vamos, que si hacía frio en la capital albaceteña, el meterte en la sierra fue viajar a Narnia.

Y haciendo un pequeño inciso sobre Alcaraz (y cuña publicitaria) sacaré a colación la frase de Cavallería y Portillo (que como Ortega y Gasset era un solo hombre): “Rendida la ciudad de Alcaraz, fue Villa-Robledo la primera de las villas que levantó pendones por los Reyes Católicos…” Ahí lo lleváis alcaraceños… que si no fuera por mi Villarrobledo natal, España no tendría historia.

Armas del honrado

Armas del honrado concejo de la mesta

Hace unos años en Alicante, tomando unas cañas  de tardeo con mis amigas Coral y Carmen (lugar perfecto para que fluyan ideas) me dijo un alicantino de esos con los que entablas conversación tras la tercera cerveza: pues allí tenéis una aldea que es de la únicas fundaciones ganaderas que persisten desde la Edad Media, fundada por el Real y honrado consejo de la Mesta. ¿Único? ¿aldea? ¿historia? ¿ovejas? ¿inhóspito e intransitable? Había que ir, comprendedlo queridos lectores… que vengan de fuera a explicarme esas cosas.

Os resumo brevemente La Mesta.

El Concejo de la Mesta fue fundado en 1273 por el rey castellano Alfonso X el Sabio. Reunió a todos los pastores de León y Castilla para asociarlos como gremio, dándoles importantes privilegios, más que a otros colectivos, por lo que se convirtió en una poderosa organización.
Tenían además una fiscalización especial para protegerse de los agricultores, con los que estaban siempre riñendo por los pastos y pasos naturales. Hasta el año 1836 en el cual se abolió por varias razones: una el favor real hacia los labradores para que estos roturasen tierras de cereal, y el decaimiento de la lana de oveja merina (de gran calidad que antes exportábamos a nuestro Flandes querido para hacer buenos paños que vendíamos por Europa), la pérdida de este monopolio vino dada porque Napoleón además de llevarse nuestro oro y plata, se llevó rebaños enteros a Francia con ese propósito… menudo pájaro.
De la Mesta derivan y persisten las famosas Cañadas Reales para la trashumancia y facilitar al ganado buenos pastos (unas 9 que atraviesan España de Norte a Sur con una anchura de 90 varas castellanas, 72 metros). Luego de ahí salían los cordeles, las veredas y las coladas. Éstas tenían mojones, para delimitar y señalizar, puentes, contaderos en los pasos estrechos que facilitaban contar las cabezas, chozos para pernoctar, ermitas mesteñas, majadas… y puertos reales para cobrar impuestos.

Cañadas Reales

Cañadas Reales

Curiosamente uno de estos puertos estaba en Socúellamos (Ciudad-Real), la Cañada Real conquense se  dividía allí (por eso había que cobrar allí el peaje). Esta seguía hacia el Sur pasando justo al lado de la casería en donde mi abuela se crió, o dirigiéndose hacia Murcia, de donde se deriva la cañada que atraviesa la Sierra de Alcaraz, pasando muy cerca la aldea de La Mesta.

Por tanto el ir  a la aldea de La Mesta y no ver ovejas es como ir a mi natal Orihuelica del Señor y no ver una iglesia, o Almería y no comerte un tomate raf. Pero sí, en este caso ahí estaban ellas… esperándonos con mirada desafiante:

Ovejas en el valle de La Mesta

Ovejas en el valle de La Mesta

La Mesta es una aldea muy pequeña junto al río que lleva su mismo nombre. Hay dos grupos poblacionales, el primero en la zona más baja: es el más antiguo, el núcleo primitivo en donde los pastores pernoctaban y hacían majada. No queda absolutamente nada… solo imaginar lo que hubo por la orografía del terreno.

La Mesta

La Mesta, aldea de Alzaraz con nueve habitantes

Lo primero que llama la atención al viajero… lo que viene siendo un zasca en tó los ojos, es una pista de tenis en medio de una aldea pequeña y rural… en ese mismo lugar, junto a un gran chopo, se encontraba el corral de la mesta. Sí lectores, los tiempos han cambiado, si aquel corral pétreo era un bien comunal, pues hoy en día hay una pista de tenis privada para uso y disfrute de un particular.

h

Llanura junto al río que servía para el esparcimiento de los ganados

“Recias” casas que nos recuerdan la antigüedad de esta fundación pastoril

A pocos metros río arriba está el otro núcleo urbano. Por las construcciones se nota que es más modernos sin duda. Allí se encuentra una pequeña ermita de factura más que contemporánea, tiene rango de iglesia parroquial según reza el cartel de la puerta. Mi duda, además de ser parroquia, es si es una remodelación de alguna capilla mesteña anterior, ya que está consagrada a la Virgen de Agosto, advocación pastoril y muy antigua (más si cabe con esa denominación, y no Virgen de la Asunción).

La Mesta

La Mesta

Estas casas a escasos 50 metros del otro núcleo, se asientan sobre el paraje llamado El vado. Por el topónimo se  sabe que era el lugar de paso y abrevadero del ganado. Es allí donde existe un pequeño puente sobre la revuelta que forma el rió La Mesta.

El río de La Mesta a su paso por la aldea

El río de La Mesta a su paso por la aldea

Para terminar he de reconocer que hacía un frío de mil demonios y que solo deseaba regresar a Alcaraz para tomarme algo caliente, porque querido lector allí no busques ni una churrería ni un bar de tercera división (para no faltar a la verdad por omisión hay una Casa Rural). Por tal motivo no pude recrearme bien allí, pero el paisaje es idílico… imagínense las choperas llenas de ocres otoñales que se ven junto a tanto río. Os dejo con un banco… de esos que yo votaría como el banco más bonito o más tranquilo de cuantos he visto.

DSC_0091

Categorías: 2015 - Viajes del año, Alcaraz | Etiquetas: , | 7 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: