2013 – Viajes del año

Las Médulas y la miel del Bierzo -León. 2013-III-19

¡Ay amigos! La vuelta al trabajo cuan agradecida es, pero que dura. Como decía la Santa: -“¡Ay, qué larga es esta vida! ¡Qué duros estos destierros! ¡Esta cárcel, estos hierros…y es que no pasan las horas amigos.

Estoy como los niños cuando empiezan la guardería: cansado, deseando volver a mi casa y con la sensación de estar cogiendo todos los virus del mundo mundial. Uno que hace propósitos de año nuevo: ¡¡a trabajar en bici y así hacer deporte!! Y sí, la intención muy buena… pero a las 7:45, de noche, con frío… 8 km, el último con una considerable pendiente de subida… para llegar sudado y ¡zasca!: la caldera rota y dúchate con agua fría.

Normal que mi cuerpo pidiera: -“hoy leche con miel y a dormir a las 9 de la noche”.

Así que mis queridos e incondicionales lectores, el capítulo de hoy irá sobre la miel que compré en la comarca del Bierzo, provincia de León.

 A la vuelta del viaje de Guímara en plena serranía de Los Ancares leoneses, entre vacas y lobos, paramos a comer cocido berciano en Las Médulas, pedanía de Carucedo con 101 habitantes (61 varones y 40 mujeres, no es que yo las contara, lo dice la wikipedia).

Iglesia de Las Médulas. Al fondo su característico paisaje

Iglesia de Las Médulas. Al fondo su característico paisaje

 Si se pasea un poco se puede ver la Iglesia de San Simón y San Judas, que tiene las características de la zona: pequeña y con planta en cruz latina, cuya fachada del “falso ábside” es de piedra y sirve para formar la espadaña que sustenta las campanas. También, además de ese cocido, hay que caminar por sus escasas  calles y apreciar la típica arquitectura popular. Mucha casas se ven acusadas por el paso del tiempo que no perdona, mostrando al viajero que contempla sus entrañas de barro y cañas.

Pedanía de Las Médulas. León

Pedanía de Las Médulas. León

 Así fue como descubrimos a la protagonista de esta entrada, una anciana mujer que vendía entre otros productos: miel, mermeladas y orujos caseros. De entre todas las variedades yo compré miel de brezo, de color rojo ámbar o casi negro, que como la mayoría de esas mieles oscuras tiene un gran contenido de minerales.

La tienda... de esas que me encantan y que todo tiene mejor sabor

La tienda… de esas que me encantan y que todo tiene mejor sabor

 Lo mejor fue ver el lugar donde vendía sus pequeños tesoros… una especie de antigua cuadra llena de antigüedades, de tarros, utensilios y demás aperos arrumbados durmiendo el sueño de los justos. La atmósfera bajo aquella bombilla indicaba que se había detenido el tiempo. Viajeros, si algún día vais, buscadla… no os defraudará el encuentro, y muchos menos sus pequeñas delicatessen que nada tienen que envidiar al  Gourmet Experience del Corte Inglés.

Detalle de la tienda

Detalle de la tienda

Mermeladas, confituras y conservas...

Mermeladas, confituras y conservas…

Estando allí hay que ver los más importante, el entorno paisajístico de Las Médulas, que es lo que tiene fama y por lo que el viajero incansable va a visitar la zona (además de pasar de camino a Santiago de Compostela como peregrino). Bien de Interés Cultural en 1996, Monumento Natural en 2002 y Patrimonio de la Humanidad en 1997 por la UNESCO… como para ir a por miel y no acercarse a verlo.

Desde el mirador de Orellán: Las Médulas

Desde el mirador de Orellán: Las Médulas

 Aquello es para pasear, asomarse a miradores y deleitarse por la grandeza y el colorido de las horadadas montañas.  La zona se considera la mayor mina de oro a cielo abierto que tuvo todo el Imperio Romano, ¡ojo! del vasto imperio que abarcó todo el Mediterráneo.

Las Médulas es el último testigo de la ingeniería minera romana. Un yacimiento de oro aluvionar cuya explotación se llevó a cabo de forma artesanal mediante bateo, es decir mediante agua para desprender la grava y dejar sólo la arena y las pepitas de oro.  La batea era un plato, sí como en las películas del Oeste, pero aquí a lo grande. En Las Médulas se concentraba el agua en la parte superior, luego se perforaba la montaña con galerías muy pendientes, se soltaba el agua por ellas con tanta fuerza que arrastraba la tierra de aluvión y deshacía la montaña, de ahí ese aspecto de tierra deshecha y horadada por la fuerza del agua.

Interior de una cueva

Interior de una cueva

 Fue explotado nada más conquistar la zona en la época del emperador Octavio Augusto, por el año 26 a. C. El posterior agotamiento del yacimiento a la par que del Imperio,  y la poca rentabilidad en la extracción, hizo que Las Médulas se abandonasen en el siglo III d. C. La vegetación hizo el resto. Hoy queda un paisaje espectacular para admirar, de un rojizo-anaranjado imponente si vais al atardecer, a solispones que decimos en mi tierra, acompañado del verde de la vegetación local (robles, encinas, carrascas, escobas…)

Hay varias rutas para hacer: miradores, cuevas y abrigos, caminos y galerías subterráneas… a gusto del consumidor.

Las Médulas

Senderos para perderse en Las Médulas

Vista de Las Médulas

Vista de Las Médulas

Anuncios
Categorías: 2013 - Viajes del año, Las Médulas | Etiquetas: , , | 1 comentario

El Pasaje de Lodares – Albacete. 2013-XII-31

Me he ido a dar un paseo y así fotografiaros el céntrico Pasaje de Lodares en Albacete, bajo un frio de mil demonios, de esos secos de la Castilla cuando el reloj digital marca 0º C . Es mi apuesta para esta Noche Vieja… no es que sea muy arriesgada, pero al menos es un lugar emblemático para cerrar este año.

Interior del Pasaje de Lodares. 1925

Interior del Pasaje de Lodares. 1925

Está en el “centro centrísimo” de la capitaleja, une las comerciales calle Mayor y del Tinte, arterias de la ciudad. Declarado Monumento en 1996, fue restaurado en 2001. Se trata de una de las tres galerías comerciales y residenciales que existen en España; Valladolid con su Pasaje Gutiérrez y Zaragoza con el del Ciclón son las otras dos muestras existentes. ¡En algo tendríamos que ser únicos!

Fachada principal. Calle del Tinte

Fachada principal. Calle del Tinte

El pasaje es un símbolo de Albacete, aunque se clasifica dentro de arquitectura modernista, permítanme ustedes decir que yo lo considero claro ejemplo del eclecticismo de los años 20, tan de moda durante la Belle Époque. Y es que fue proyectado en 1925, en plena burbuja económica; recordemos amigos que aquella gente, como la del 2000, también “ataban los perros con longaniza y los apedreaban con magro”… hasta que llegó las crisis, aquella en 1929. Hago hinca pie en 1925 porque el Modernismo ya estaba casi extinguido en pro del eclecticismo o del novecentismo, y aunque en las capitales de provincias siempre llega todo más tarde… las nuevas corrientes siempre llama más la atención y son mejor aceptadas. Que sí lectores, que tiene pequeñas reminiscencias modernistas, pero a mi parecer muy pocas para poderlo clasificar dentro de este estilo.

Detalle de los balcones

Detalle de los balcones

Fue Gabriel Lodares Lossa quien encargó al arquitecto valenciano Buenaventura Ferrando Castells (Sueca, 1881 – Albacete, 1951) la construcción de este pasaje. Lodares era natural de Tébar, pequeño pueblo de Cuenca que en la actualidad tiene unos 270 vecinos, pero afincado en Albacete llegó a ser un hombre influyente… de ahí esta magna obra. Fue alcalde en dos ocasiones (durante la segunda consiguió la traída de aguas potables) y declarado Hijo Adoptivo.

El pasaje estaba inspirado en las galerías comerciales italianas… que sí señores, que Albacete era una pequeña Milán con su Galería Víctor Manuel II en pequeño… casi de juguete, pero llenas de glamour, elegancia y buen vestir.

Detalle de la entrada

Detalle de la entrada

La edificación, tanto antaño como hogaño, es de carácter privado. Consta de galerías comerciales en los bajos y en la entreplanta, y sobre éstos viviendas en sus tres plantas. El techo es un enorme tragaluz de hierro y cristal, como era la moda que surgió a finales del s.XIX. Todo ello adornado con esculturas de niños sujetando guirnaldas, frutas, columnas renacentistas con adornos evocadores neobarrocos y modernistas. También cariátides que presentan la Industria (con una rueda dentada), la Riqueza de la Tierra (portando una cornucopia), las Artes Poéticas (tocando una lira) y las Artes Liberales (sosteniendo una pequeña escultura y un martillo); y todo ello baj la atenta mirada de Mercurio, dios del comercio. Don José Tejados, afamado rejero de albaceteño, se encargo de diseñar los balcones.

Detalle de una cariátide

Detalle de la cariátide “Riqueza”

Por el día permanece abierto para el tráfico de peatones, pero llegada la noche sólo los vecinos tienen acceso a él ya que sendas entradas son cerradas por unas rejas de hierro forjado; sobre éstas se leen las iniciales del que fuera su dueño: G.L., que para algo lo pagó él.

Gabriel Lodares, detalle de la entrada

Gabriel Lodares, detalle de la entrada

Todo el conjunto fue diseñado, como no era de esperar menos, para una alta burguesía albaceteña con un alto poder adquisitivo. Viviendas repartidas en diversas escaleras y locales casi de lujo en alquiler. Hoy, a pesar de su ubicación y majestuosidad, dan la sensación de que se han quedado un tanto anticuadas puesto que apenas tienen luz natural, algo que hoy por hoy es fundamental para mí.

La “curiosa curiosidad” de hoy es que sus dos fachadas son asimétricas. La de la calle del Tinte es la más grande, monumental y espectacular, también es la más lucida por la anchura de la calle, ya que la calle Mayor es mucho más estrecha y apenas deja ver la fachada. Si el ávido viajero se detiene un momento a mirar, a levantar la cabeza y saborear, y no hace como la mayoría de los transeúntes que pasan inmersos en la vorágine de la rutina y de las prisas, pronto advertirá que esta última fachada es asimétrica, mucho menor que su hermana de la calle del Tinte, e incluso son más estrechas las tiendas de su parte derecha… y es que señores, Grabriel Lodares luchó por comprar la casa contigua, en la que hoy hay una farmacia, y así conseguir un rectángulo perfecto para la edificación de su pasaje, pero no hubo suerte, aquellos propietarios no cedieron a los intereses del primero.

Fachada asimétrica de la calle Mayor

Fachada asimétrica de la calle Mayor

Todo el conjunto marca un ritmo arquitectónico digno de admirar. Os invito a pasearlo, son apenas 50 metros… ideales para bajar las cenas de estos días. Feliz 2014.

 

 

BIBLIOGRAFIA:

GARCÍA-SAÚCO Meléndez, L G. “Albacete en su historia” Catalogo de la Exposición. Ayuntamiento de Albacete 1991.

MIRO, Miguel “La Mancha blanca”, Madrid 1991

SÁNCHEZ DE LA ROSA, J. “Balada de la calle Cornejo”. Albacete 1983.

Categorías: 2013 - Viajes del año, Albacete (capital) | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Panadería El Rulo en Formentera del Segura – Alicante. 2013-XII-18

Panadería El Rulo

Panadería El Rulo

Hoy nos vamos de viaje a la panadería para comprar unas magdalenas, muy ricas por cierto.

En medio de la semana uno de esos viajes rápidos con mi amiga Eva, inesperado como casi siempre: -que te recojo en el trabajo, que nos vamos a la Vega Baja, que recorres tres o cuatro pueblos de la provincia en dos horas, que pim pam pum y ¡hala! a comprar para estos días de navidad unos cuchiflitos que diría mi abuela en Formentera del Segura ¡y  qué ricos oiga usted! Total qué son 45 kilómetros para comprar unos dulces si bien merecen la pena… claro que al precio de la gasolina… amasados con “oro molido” que diría la abuela de mi amiga Carmen.

Formentera del Segura en Navidad

Formentera del Segura en Navidad

Qué mejor lugar que la panadería El Rulo para comprarlos. Famosa en toda la contornà, horno por excelencia en la vega del Segura, de esos de toda la vida… solo os diré que fue bajarnos del coche y oler a pan y dulces recién sacados del horno… ese olor característico de bollería en medio de una tarde fría y oscura… imaginaros lectores (en este punto del relato podéis cerrar los ojos y recrearos). Llegar a la panadería fue fácil por este motivo, como ardillas exploradoras fuimos olfateando hasta dar con ella… bueno sí, esá bien, reconozco que pregunté a un niño en la plaza del pueblo. Se encuentra, para que no salivéis más, en Formentera del Segura como os he dicho, en la calle Federico García Lorca 7, en pleno corazón de la Vega Baja del Segura, al sur de mi Alicante natal, más al sur de lo que fuera la Corona de Aragón, limitando casi con las tierras del antiguo reino de Murcia, pero en la actual Comunidad Valenciana; que sí amigos: en España, la Tierra.

3.1. Formentera (7)

El antiguo peso… como recuerdo nostálgico de su pasado

La panadería El Rulo lleva ahí desde que el mundo es mundo… bueno, talvez algunos años menos… pero mínimo 70. Imaginaros este horno desde 1940 sin que nunca se haya apagado desde aquel lejano día. Fundada por José Miguel Mora al terminar la Guerra Civil en España (1936-1939), cuando las cartillas de racionamiento marcaban el pan que se podía consumir por la carestía existente de alimentos. Los años pasaron y las instalaciones se actualizaron, pero el horno de leña siguió ahí, impasible al devenir de tiempos modernos… cociendo pan, toñas, cocas, las famosas empanadas de pisto, las magdalenas que fui a comprar o los típicos dulces de navidad entre otras cosas… pero si hay algo que destacar, de receta “superantigua y secreta”, son las monas de pascua. Señores vayan a probarlas sí o sí, es mi recomendación para próxima Semana Santa 2014.

En la actualidad está regentada por la tercera y cuarta generación, de ahí nuestro amigo Patricio al que fuimos a visitar… sí, sí, claro… él es de la cuarta.

El tradidional horno de leña, con la tradional pala, símbolod de toda panadería

El horno de leña con la tradional pala, símbolos de toda panadería

Sinceramente poco puedo decir de la localidad. De camino por la antigua carretera nacional y con la última luna llena del 2014 saliendo, pude ver las antiguas acequias de origen árabe que aún sirven para abastecer a los campos de agua. La cultura del agua está presente en todas estas localidades como bienes de subsistencia que son; recordemos que estamos en tierra de cítricos y huertas, con un complejo sistema de regadío: norias, azudes, acueductos, canales, tribunales con sus leyes para los regantes (como el Tribunal de las Aguas de Valencia que marcaba horarios y cantidades de agua para el suministro)… y es que Formentera nace a orillas del río Segura. De hecho comparte molino y noria con la localidad de Algórfa, ambas construcciones dignas de visitar en un paraje natural idílico para una mendiera campera, cerca de la ermita de San Roque.

Al recorrer las calles de Formentera del Segura, deshabitadas en las tardes de invierno, te da la impresión de un pueblo de nueva planta, actual, como si lo hubieran hecho hace 50 años, sin edificios antiguos de esos que me gustan a mí… barrocos bien cargados. Pero nada que ver, o sí, me explico: alquería de origen árabe que pasó a la postre a formar parte de distintos señoríos hasta que en 1731 se independizó como aldea de Orihuela gracias al privilegio alfonsino; de esta manera pasaba a ser tierra de realengo, y así no pertenecer a ningún noble u Orden. El referido privilegio quedó institucionalizado en 1329 por Alfonso IV de Aragón mediante la firma del tratado De Iurisdictione omnium iudicum que daba el privilegio a aquellos lugares con al menos quince hogares de cristianos viejos, reduciéndose el mínimo para vecindario musulmán. Por esta vía, multitud de de alquerías y pequeños lugares de población mudéjar se transformaron en señoríos alfonsinos, muchos de los cuales se convirtieron en despoblados a raíz de la expulsión de los moriscos en 1609.

El llamado “terremoto de Torrevieja” que azotó violentamente la zona el día 21 de marzo 1829 (6,6º en la escala de Richter) dejó 100 vecinos muertos y un pueblo arrasado. La lenta recontracción terminó en 1840 con edificación de la iglesia de la Purísima, independizada de Guardamar como parroquia en 1963. De ahí que todo parezca nuevo.

Unas ricas y caseras magdalenas

Unas caseras magdalenas, muy ricas por cierto

Categorías: 2013 - Viajes del año, Formentera del Segura | Etiquetas: , , | 2 comentarios

Amanece un nuevo sol de invierno – Alicante. 2013-12-15

Madrugar este fin de semana ha tenido sus recompensas. Desde mi alféizar, nunca mejor dicho:

 

Alicante

Alicante

 

 

 

 

Categorías: 2013 - Viajes del año, Alicante (capital) | 1 comentario

Los “bombos” de Villarrobledo se pasean por Madrid. 2013-XI-16

Hoy un paseo por el campo manchego (bueno… y por Madrid).

 La Mancha es tierra de tierra

con noches de mar sin mar;

con aurora sin orilla,

con playas de sol y cal;

toda costa y toda cielo,

casi para navegar.

(Juan Torres Grueso)

Este noviembre presentaba el libro Bombos y chozos de la Mancha en Madrid, cuyo capítulo titulado “Bombos de Villarrobledo” está escrito por el que suscribe éstas líneas, o séase “mua”. Consta de 152 páginas de limpia y apretada prosa, donde historiadores, antropologos, arquitectos, aficionados y curiosos en general podrán disfrutar de estas construcciones hechas en piedra seca.

El libro de marras

El libro de marras

Empezaré diciendo qué es un “bombo” dentro de la terminología villarrobledense, pues me imagino que muchos de vosotros, amigos lectores de este blog, no sabréis de qué os hablo, vamos… ni pajolera  idea. Se trata de construcciones vernáculas, es decir autóctonas de una zona, en este caso La Mancha.

Los “bombos” son edificaciones “abombadas”, válgame la redundancia y perdóneme los filólogos.  Piedra sobre piedra, sin argamasa alguna que haga de nexo de unión y agarre entre ellas, van creando en falsa cúpula hasta crear un refugio temporal; con un único vano al sur que hace las funciones de puerta. Para que me entandáis queridos lectores no criados en la mancha, se trata de un “iglú” de piedra que hacían los campesinos para refugiarse de las inclemencias del tiempo básicamente.

Un bombo villarrobledense

Un bombo villarrobledense

En Tomelloso (Ciudad-Real) también son llamados así, pero la tipología constructiva es muy diferente. A la hora de estudiar estas construcciones hay mucha bibliografía y muy variada, ¡ea! que hay mucho friki suelto que le da por escribir sobre los bombos.

Bombos, chozos, cubos, cubillos, cucos… ¡será por nombres! Sí queridos manchegos del llano albaceteño, esas miles o “dosmiles” de cervezas que os habéis tomado en el pub el Cuco en la calle Concepción, lo habéis hecho en pub que tanto fachada como interior imita con sus piedras estas construcciones. ¡Años ha! desde que se inauguró y os enteráis ahora…

El Cuco, pub albaceteño que imita estas construcciones

El Cuco, pub albaceteño que imita estas construcciones

Mi primer trabajo y censo de los mismos fue en 2001. La segunda revisión es de 2013. Y ahora espero una entrada en el blog de mi amiga Eva (ejem, ejem).

Un pequeño bombo

Un pequeño bombo

Mi capítulo dentro del libro está centrado  en una parte del término municipal de Villarrobledo, concretamente en la colada llamada camino Viejo de San Clemente, que discurre de forma paralela a la carretera que une ambas localidades.

Si partimos desde la localidad en dirección noroeste podemos contar con más de una veintena de estas construcciones. Algunas maltrechas por el paso del tiempo, donde la huellas de la vejez se dejan ver. Otras, las menos, están cercadas, remendadas con cemento, enjalbegadas… e incluso con puertas actuales, privatizando un patrimonio rural que nació como público, cuyo fin solidario era acoger al que lo necesitase. Manos anónimas que trabajaron un día bajo el lema de “haz el bien y no mires a quien”, e incluso… “no mires el tiempo”, pues se hicieron prácticamente a perpetuidad, sin cobrar y sin esperar recompensa alguna. Cada vez que los miro,  veo el altruismo, la generosidad y la hospitalidad manchega reflejada en ellos.

Los afamados bombos geminados de Villarrobledo

Los afamados bombos geminados de Villarrobledo

Muchos otos se conservan tal cual un día nacieron, visitadles si tenéis oportunidad de hacer la ruta a modo de senderismo, mejor a pie o a bici. Os dejo señalada en este mapa, fruto del artista Johann Andreu, qué gustosamente acepta encargos de ilustraciones y diseños.

MAPAEl libro editado por Aache tiene varios capítulos, todos cada uno de ellos dedicado a un lugar concreto de la Mancha: Socuéllamos por Fco. Javier Escudero, Tébar y Pedro Muñoz por Isabel Sánchez Duque, Campo de Criptana por Vicente Aparicio, Tomelloso por Juan Luis Segura y Villarrobledo por Luis E. Moreno, of course que decimos los ingleses. Os invito encarecidamente a que lo compréis, y no os preocupéis que yo os lo dedico “con mucho gusto” que diría mi antiguo profesor Pedro baño, estampando la bonita rubrica de notario que gasto, yo… que me creía Grande de España o algo similar cuando era pequeño. Bueno… lo podéis leer sin comprar en alguna biblioteca municipal.

Un momento de la presentación del libro en Madrid. 2013

Un momento de la presentación del libro en Madrid. Casa de Castilla-la Mancha, 2013

Firmando un ejemplar

Firmando un ejemplar

Sirvan todos esfuerzos para el estudio, fomento y conservación de un patrimonio manchego casi olvidado y durante décadas menospreciado.

a0d78a97f79b409fe508ec935d69eada

Categorías: 2013 - Viajes del año, Madrid (capital), Villarrobledo | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: