Las Médulas y la miel del Bierzo -León. 2013-III-19

¡Ay amigos! La vuelta al trabajo cuan agradecida es, pero que dura. Como decía la Santa: -“¡Ay, qué larga es esta vida! ¡Qué duros estos destierros! ¡Esta cárcel, estos hierros…y es que no pasan las horas amigos.

Estoy como los niños cuando empiezan la guardería: cansado, deseando volver a mi casa y con la sensación de estar cogiendo todos los virus del mundo mundial. Uno que hace propósitos de año nuevo: ¡¡a trabajar en bici y así hacer deporte!! Y sí, la intención muy buena… pero a las 7:45, de noche, con frío… 8 km, el último con una considerable pendiente de subida… para llegar sudado y ¡zasca!: la caldera rota y dúchate con agua fría.

Normal que mi cuerpo pidiera: -“hoy leche con miel y a dormir a las 9 de la noche”.

Así que mis queridos e incondicionales lectores, el capítulo de hoy irá sobre la miel que compré en la comarca del Bierzo, provincia de León.

 A la vuelta del viaje de Guímara en plena serranía de Los Ancares leoneses, entre vacas y lobos, paramos a comer cocido berciano en Las Médulas, pedanía de Carucedo con 101 habitantes (61 varones y 40 mujeres, no es que yo las contara, lo dice la wikipedia).

Iglesia de Las Médulas. Al fondo su característico paisaje

Iglesia de Las Médulas. Al fondo su característico paisaje

 Si se pasea un poco se puede ver la Iglesia de San Simón y San Judas, que tiene las características de la zona: pequeña y con planta en cruz latina, cuya fachada del “falso ábside” es de piedra y sirve para formar la espadaña que sustenta las campanas. También, además de ese cocido, hay que caminar por sus escasas  calles y apreciar la típica arquitectura popular. Mucha casas se ven acusadas por el paso del tiempo que no perdona, mostrando al viajero que contempla sus entrañas de barro y cañas.

Pedanía de Las Médulas. León

Pedanía de Las Médulas. León

 Así fue como descubrimos a la protagonista de esta entrada, una anciana mujer que vendía entre otros productos: miel, mermeladas y orujos caseros. De entre todas las variedades yo compré miel de brezo, de color rojo ámbar o casi negro, que como la mayoría de esas mieles oscuras tiene un gran contenido de minerales.

La tienda... de esas que me encantan y que todo tiene mejor sabor

La tienda… de esas que me encantan y que todo tiene mejor sabor

 Lo mejor fue ver el lugar donde vendía sus pequeños tesoros… una especie de antigua cuadra llena de antigüedades, de tarros, utensilios y demás aperos arrumbados durmiendo el sueño de los justos. La atmósfera bajo aquella bombilla indicaba que se había detenido el tiempo. Viajeros, si algún día vais, buscadla… no os defraudará el encuentro, y muchos menos sus pequeñas delicatessen que nada tienen que envidiar al  Gourmet Experience del Corte Inglés.

Detalle de la tienda

Detalle de la tienda

Mermeladas, confituras y conservas...

Mermeladas, confituras y conservas…

Estando allí hay que ver los más importante, el entorno paisajístico de Las Médulas, que es lo que tiene fama y por lo que el viajero incansable va a visitar la zona (además de pasar de camino a Santiago de Compostela como peregrino). Bien de Interés Cultural en 1996, Monumento Natural en 2002 y Patrimonio de la Humanidad en 1997 por la UNESCO… como para ir a por miel y no acercarse a verlo.

Desde el mirador de Orellán: Las Médulas

Desde el mirador de Orellán: Las Médulas

 Aquello es para pasear, asomarse a miradores y deleitarse por la grandeza y el colorido de las horadadas montañas.  La zona se considera la mayor mina de oro a cielo abierto que tuvo todo el Imperio Romano, ¡ojo! del vasto imperio que abarcó todo el Mediterráneo.

Las Médulas es el último testigo de la ingeniería minera romana. Un yacimiento de oro aluvionar cuya explotación se llevó a cabo de forma artesanal mediante bateo, es decir mediante agua para desprender la grava y dejar sólo la arena y las pepitas de oro.  La batea era un plato, sí como en las películas del Oeste, pero aquí a lo grande. En Las Médulas se concentraba el agua en la parte superior, luego se perforaba la montaña con galerías muy pendientes, se soltaba el agua por ellas con tanta fuerza que arrastraba la tierra de aluvión y deshacía la montaña, de ahí ese aspecto de tierra deshecha y horadada por la fuerza del agua.

Interior de una cueva

Interior de una cueva

 Fue explotado nada más conquistar la zona en la época del emperador Octavio Augusto, por el año 26 a. C. El posterior agotamiento del yacimiento a la par que del Imperio,  y la poca rentabilidad en la extracción, hizo que Las Médulas se abandonasen en el siglo III d. C. La vegetación hizo el resto. Hoy queda un paisaje espectacular para admirar, de un rojizo-anaranjado imponente si vais al atardecer, a solispones que decimos en mi tierra, acompañado del verde de la vegetación local (robles, encinas, carrascas, escobas…)

Hay varias rutas para hacer: miradores, cuevas y abrigos, caminos y galerías subterráneas… a gusto del consumidor.

Las Médulas

Senderos para perderse en Las Médulas

Vista de Las Médulas

Vista de Las Médulas

Anuncios
Categorías: 2013 - Viajes del año, Las Médulas | Etiquetas: , , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Las Médulas y la miel del Bierzo -León. 2013-III-19

  1. Ana

    Precioso, como siempre. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: