Felipe II y el Palacio Pimentel -Valladolid. 2005-V-20

Debería estar escribiendo otras cosas. Lo sé. Cuando llegue el día 1 de mayo ya entonaré el mea culpa, pero hoy tengo que rendir homenaje a mi gran Felipe II, del que soy fan desde hace años.

Felipe II de Astruia, nació tal día como hoy, un 21 de mayo, pero de 1527 (hace 486 años exactamente, vamos que como diría mi padre ya no le duelen los huesos al hombre). Contemporáneo de Cervantes, fray Luis de León, mi gran Santa Teresa de Jesús, del Greco, Tiziano, Juan de Herrera…

Felipe II

Felipe II

Rey de España, Portugal, Nápoles, Sicilia, Cerdeña, Inglaterra e Irlanda, Duque de Milán, Soberano de los Países Bajos y Duque de Borgoña, y para rematar con sobrenombres: llamado el Prudente por unos y Martillo de herejes por otros… pero ¿quién no tiene en esta vida fans o haters? Lo consideraban agrio, déspota,  antipático, fanático…y otros tantos miles de adjetivos descalificativos que dieron origen a La leyenda negra de Antonio Pérez (fue un bestseller en la época, todo sea dicho); pero por otro lado, los que lo conocieron de cerca opinaban todo lo contrario, actitud que quedó reflejada en sus cartas más íntimas y personales enviadas a familiares y amigos. Católico hasta decir ¡basta!, fue paradigma de la Contrarreforma, y es que su padre, el Emperador Carlos V,  le dijo una buena mañana: -Ten a la Iglesia de tu parte para gobernar y verás que bien te va hijo mío. Y así lo hizo, y efectivamente no le fue nada mal… “luz de Trento, martillo de herejes, espada de Roma” que diría Marcelino Menéndez Pelayo para referirse a España. Se caracterizó, además de por coleccionar reliquias, relojes y por ser un buen jardinero, por su gran caridad, virtud indispensable dentro del catolicismo, tanto que cuando algún campesino o ciudadano tenía que entrevistarse ante él para pedirle algún favor, éste le decía para tranquilizarlo con una sonrisa y de manera campechana: -“Sosegaos, sosegaos…”

Centrémonos, que pierdo el hilo.

Su madre fue Isabel de Portugal (1503-1539). Una gran mujer ella, más que nada por ser conocida como la “Señora de Albacete”… ahí es . Y es que señores, su esposo Carlos I (y V para otros), le regaló a esta dama en el día de su boda el Señorío de Albacete, acto que se celebró el 11 de marzo de 1526 en los reales Alcázares de Sevilla. Una estatua en la Plaza de la Constitución de Albacete la recuerda, imagen réplica de la realizada por Leone y Pompeo Leoni en 1564.

Isabel de Portugal en Albacete

Isabel de Portugal en Albacete

Felipe II, vino a nacer como he dicho en Valladolid, ciudad bien castellana, así que no me extraña que el monarca heredara de ella también su carácter. Era austero y prefería la sencillez: odiaba la adulación, vestía de negro, prohibía que le llamaran “Majestad” en la intimidad y su dormitorio era tan pequeño y sobrio como la celda de un monje jerónimo.

Su nacimiento fue en el Palacio de Pimentel, claro ejemplo de palacio castellano situado en el centro de la localidad. De aquellas pertenecía Bernardino Pimentel, y de forma accidental se alojó la familia real para asistir a las Cortes que se celebrarían en abril de aquel año. Hoy en día es la Diputación Provincial de Valladolid… ¡Ay si Felipe II levantase la cabeza!

La “curiosa curiosidad” (ya sabéis mis queridos lectores lo que me gustan éstas), versa sobre una de las ventanas del palacio, la cual hoy en día está cerrada con una cadena. La leyenda me la contó por primera vez mi profesor José Manuel Mora; cuenta ésta que si el recién nacido, Felipe II, salía por la puerta del palacio, le correspondía la parroquia de San Martín para su bautizado, pero… digamos que la iglesia era de rango inferior para tal solemne y pomposo acto, así que algún iluminado ideó sacar al niño por una de las ventanas laterales del palacio, resolviendo así el problema, ya que esta otra calle pertenecía a la iglesia de San Pablo, mucho más monumental y representativa de la Monarquía. Para aquella azarosa  salida tuvieron que serrar la rejería y claro está, luego hubo que cerrarla, colocando para ello la cadena  que aún existe. Desde allí se coloco un engalanado pasadizo al más puro estilo italiano: gallardetes, pendones, ánforas y guirnaldas de gusto renacentista. Las leyendas, leyendas son… pero la cadena existe.

Iglesia de San Pablo

Iglesia de San Pablo en Valladolid

He visitado dos veces Valladolid: en mayo de 2005 y en diciembre de 2006. La primera como viaje del MBAD para visitar viejas y augustas bibliotecas: en la de la Universidad vi y toqué uno de los pocos Beatos de Liébana que exiten en el mundo, éste era del año 970. Y mirad, otra curiosidad, el libro tenía un cojín-expositor hecho ex profeso para él: que si relleno especial para la humedad, que si una tela  especifica para la temperatura… de hipoalergénico seguro que algo también tenía aquella almohada, que no sólo me sorprendió por su exclusiva dedicación, sino por su precio.

"Foto robada" del Beato de Liébana. Siglo X

Foto “robada” del Beato de Liébana. Siglo X

La casa donde mora

Biblioteca de la Universidad. La casa donde mora el libro

Ciudad castellana, elegante, con una imponente Plaza Mayor, centro neurálgico de la urbe. Rodeando la mencionada iglesia de San Pablo, existen unas cafeterías de las que me gustan a mí… de esas antiguas que ya no se ven, que bien merecen la visita del viajero, una de ellas se llamaba El largo adiós – café.

El largo adiós - café

El largo adiós – café

El largo adiós - café

El largo adiós – café

P1050711

Otra cafetería de las de antaño

Otra cafetería de las de antaño

Para hacer un “referir”

Ya os contaré en otra ocasión las muchas cosas para ver y hacer en Valladolid.

Y por terminar con el “cumpleañero”, Felipe II murió en El Escorial tras 53 días de agonía. Comulgó por última vez el 8 de septiembre, ya que los médicos se lo prohibieron a partir de ese momento por miedo a ahogarse al tragar la hostia. El domingo 13 de septiembre de 1598, a las cinco de la madrugada, Felipe II falleció. Tenía 71 años. Fue en el  palacio real que mandó hacer con la excusa de haber ganado a los franceses en la batalla de San Quintín –localidad francesa- en 1557. Sí señores… “se armó la de San Quintín”, y bien gorda la tuvieron que montar allí nuestros famosos tercios a tenor del susodicho palacio. Éste dio origen al estilo herreriano y fue considerado como la Octava maravilla del Mundo, figúrense ustedes. Lo mandó construir exactamente en el centro geográfico de la Península Ibérica, en la Sierra de Gadarrama (Madrid). Allí también viajé una vez… pero eso ya es otra historia, así que otro día se la cuento.

Anuncios
Categorías: 2005 - Viajes del año, Valladolid | Etiquetas: , , , , , , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Felipe II y el Palacio Pimentel -Valladolid. 2005-V-20

  1. María José

    Magia al escribir es lo que tienes!!!
    Estos trayectos siempre son más llevaderos de tu mano amigoo!!!

    Qué jóvenes estábamos! jajaja pero hemos ido ganando con el paso de los años…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: